Como el presidente Peña Nieto dijo a los gobernadores que lo apoyen en la lucha contra el crimen que no “naden de a muertito”, no tardó la respuesta, que llegó de los diputados de oposición recomendándole “no nadar de a muertito” en el combate a la corrupción, esto en referencia a la Ley que da nacimiento al Sistema Nacional Anticorrupción, que ni por asomo toca a la figura presidencial.