Es verdad, existe en México el hartazgo social, hay irritación social por cuanto acontece en materia de seguridad y económica, la sociedad no cree en sus políticos, los políticos no trabajan para la sociedad, la corrupción es práctica común en la clase gobernantes, etcétera. Por tal condición no extraña que el presidente del CEN del PRI, César Camacho, reconozca el hartazgo y que la sociedad pide más acciones y menos discursos. Habla de corrupción e impunidad son “más ofensivos en la función pública”. De cualquier manera Juan te llamas; porque si Camacho no hubiera recibido la consigna desde el gobierno para aprobar la Ley que crea el Instituto contra la corrupción, seguiría durmiendo en el cajón del olvido, como ha sucedido en los dos años que han transcurrido.