A las irregularidades detectadas en el Sector Salud, en el de Seguridad Pública, en el ramo educativo, etcétera, se deben agregar las que se registran en el Fondo de Infraestructura Social Estatal en el ejercicio 2013. El dinero que se destinó para esta área fue transferido a una cuenta bancaria diferente a la que le correspondía, lo que constituye un daño patrimonial que debe  resarcirse. No es poco dinero, son 625 millones 190 mil pesos que mandó la Secretaría de Hacienda y deben ser justificados aclarando porqué no se entregó ese dinero para realizar obra pública.