Por Aurelio Contreras Moreno
26 de febrero de 2015

Al observar el enorme cúmulo de irregularidades que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) le develó al Gobierno del Estado de Veracruz en el Informe del Resultado de la Fiscalización de la Cuenta Pública 2013, una de las preguntas que de inmediato vienen a la mente es ¿dónde estaba el Congreso local a la hora de revisar esas cuentas?

Porque muchas de las inconsistencias denunciadas por la Auditoría Superior de la Federación ya estaban señaladas en el informe que sobre la misma Cuenta Pública de 2013 presentó el Órgano de Fiscalización Superior del Estado (Orfis) a la LXIII Legislatura local.

En el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de las Cuentas Públicas del Ejercicio 2013, el Orfis enumera de manera general y luego de manera específica las observaciones recurrentes que hizo a los entes fiscalizables, a saber.

“De cumplimiento: falta de inventarios de bienes muebles e inmuebles; inexistencia de padrones sujetos a pagos periódicos; falta de autorización para contratar empréstitos, enajenar bienes y celebrar convenios; falta de evidencia de que el órgano de control interno cumpla con sus funciones; transferencias extemporáneas de fondos federales; omisión del procedimiento administrativo de ejecución, en aquellos impuestos o derechos que adquieren el carácter de crédito fiscal; documentos carentes de firmas de autorización; falta de establecimiento de indicadores para evaluar la correcta aplicación de los fondos; inexistencia de evidencia del seguimiento y vinculación entre los planes de desarrollo nacional, estatal y municipal con sus respectivos programas operativos anuales.

“Financieras: erogaciones sin comprobantes; transferencias entre fondos no reintegradas; anticipos no amortizados; comprobantes sin requisitos fiscales; erogaciones no autorizadas; falta de entero oportuno de las obligaciones fiscales; omisión del procedimiento de licitación para realizar adquisiciones de bienes y servicios; errores u omisiones en registros contables; bienes sin dar de alta en el inventario o patrimonio; donativos recibidos no comprobados o no registrados.

“De obra pública: inadecuada planeación de obras y acciones; omisión de proyectos ejecutivos; omisión del procedimiento de licitación para adjudicar obras; costos elevados; volúmenes de obra no ejecutados; expedientes unitarios incompletos; obras realizadas que no se ajustaron a la normativa correspondiente de acuerdo al origen del recurso; obras sin terminar; obras esperando fuera de norma o con operación deficiente; obras terminadas sin operar; obras pagadas sin ejecutar; y obras con deficiencias técnicas constructivas”, desglosa el informe del Orfis.

A pesar de todo lo anteriormente señalado, tanto el mismo Orfis, que encabeza Lorenzo Portilla, como la Comisión de Vigilancia de la LXIII Legislatura del Estado, que preside el diputado de Alternativa Veracruzana Francisco Garrido, declararon “impoluto” al Ejecutivo estatal, al que no tocaron prácticamente ni con el pétalo de una recomendación administrativa, y le cargaron el peso del daño patrimonial a las arcas estatales a 70 municipios, al fideicomiso del Túnel Sumergido de Coatzacoalcos (un auténtico barril sin fondo) y a la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (que en 2013 aún era de Comunicaciones). El pasado 30 de enero, con 44 votos a favor y cuatro en contra, el Pleno del Congreso del Estado aprobó el dictamen que validó el manejo de los recursos del ejercicio fiscal 2013.

Sólo que para la Auditoría Superior de la Federación, todas esas graves inconsistencias, en las que recurrentemente, año con año, cae el Gobierno de Veracruz, sí representan un probable desvío de recursos que la administración de Javier Duarte tendrá que aclarar con pruebas, no con quejas y pretextos de supuestas motivaciones políticas como trasfondo de los reclamos que se le hacen por su desorden financiero y muy probable uso indebido de los recursos públicos.

De la actuación del Congreso del Estado y del Orfis, ni qué sorprenderse. Su papel es el de meras tapaderas de la corrupción que tiene arruinado a Veracruz.

 

Contacto:

Email: aureliocontreras@nullgmail.com

Twitter: @yeyocontreras