Por Miguel Angel Cristiani G.
03 de febrero de 2015

Todos los años se repite la misma historia, con antelación los grupos protectores de animales realizan manifestaciones para evitar que los toros sean lastimados en las tradicionales fiestas de Tlacotalpan y, por su parte, las autoridades aseguran que ya han tomado todas las medidas necesarias para evitarlo.

Pero todos los años ocurre lo mismo, que de nada sirven las protestas de los grupos y sociedades protectoras de animales, porque al final de cuenta los toros son sometidos a una lastimosa tortura, porque no se tomaron las medidas adecuadas.

La tortura de los toros empieza desde el otro lado del río, antes que lo crucen a nado, les dan a ingerir alcohol para que de esa manera se relajen y cuando llegan al otro lado donde está la gente, lleguen mansitos y hasta adormitados.

Por eso es que cuando se pretende hacerlos correr por las calles, los toros ya van casi rodando, no se pueden mantener de pie y es entonces cuando las bestias de dos patas, dando muestras de su salvajismo, se atreven a jalarles la cola, arrojarles cervezas y golpearlos, sabedores de que los animales no pueden responderles como debieran.

De nada sirven las leyes, los decretos y reglamentos, que prohíben el maltrato de los animales, porque al final de cuentas, las autoridades –en esta ocasión– de la Secretaría de Seguridad Pública, no son capaces de proteger a los animales.

Se dijo que se iban a colocar barreras metálicas, como las que se ponen en los desfiles, pero esas fueron retiradas, si es que las pusieron y los animales volvieron a quedar indefensos ante una turba de alcoholizados jóvenes.

 Ya se ha dicho hasta el cansancio, que no es posible que con el pretexto de una fiesta popular, de gran tradición, se desvirtúen sus propósitos hacia el daño a los animales, que ni siquiera se encuentran en condiciones de normalidad, para poder responder de alguna manera ante las agresiones de la muchedumbre.

Una vez más, las tradicionales fiestas de la Candelaria en Tlacotalpan vuelven a ser noticia, pero lamentablemente, por el número de heridos y lesionados, que deja como saldo una festividad que tiene mucho más que brindar a los propios y extraños.

Una vez más, la historia se repitió en Tlacotalpan y como no hay castigo para nadie, lo más seguro es que el año entrante se vuelva a repetir.

Dice el filósofo del pueblo Pancho López:

El secretario de Hacienda Luis Videgaray anunció, desde hace una semana, los recortes que se tendrán que hacer al presupuesto de la federación; y a nivel estatal, en la administración próspera, ¿cuándo se habrán de dar a conocer los recortes y en qué programas?

Contacto:

Visita nuestro portal de noticias: http://bitacoraveracruz.blogspot.mx

Estamos en Twitter como: @bitacoraveracruz

También búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.