El Fideicomiso del 2% a la nómina ha sido toda una decepción en el estado de Veracruz, así lo muestran las expresiones de inconformidad de los empresarios quienes se quejan de falta de transparencia y de que el referido Fideicomiso no cumple con las expectativas creadas. El titular reconoce un adeudo de 300 millones de pesos con las cámaras empresariales. Aun así asegura que este año el presupuesto 2015 el presupuesto será de un mil 650 millones de pesos. Y hace hincapié en el descontento empresarial debido a que el recurso lo suministre la Secretaría de Finanzas. Anda tan desfasado este Fideicomiso que todavía se habla de construir el libramiento de Cardel, cuando antes de seguir metiéndole dinero debieran transparentar el dinero que el ex gobernador Fidel Herrera dijo que se había invertido en esa obra cuando la “inauguró” en 2010. Mientras, los empresarios, que aportan el dinero, son como los maderos de San Juan, porque piden dinero para cursos de capacitación a su personal, pero no se los dan.