Es fuerte el rumor que corre sobre un relevo más en la titularidad de la Secretaría de Finanzas del gobierno del estado; de allí la preocupación de empresarios de la Industria de la Construcción que apenas están concertando con Audirac la programación de sus pagos y una remoción implica más retrasos, un volver a empezar y será un cuento de nunca acabar el pago a sus adeudos. Queda claro que el adeudo por 200 millones de pesos que Sefiplan tiene con los constructores lo están arreglando con Juan Manuel del Castillo que es quien parece llevar en realidad las riendas en Sefiplan; son cuentas que han sido revisadas hasta cuatro veces, sólo para llegar a la conclusión que efectivamente ese dinero se les debe, de allí la inconformidad e irritación que existe entre la clase empresarial.