El periodista Francisco de Paula Díaz reporta en su colaboración de este lunes un asunto que el ayuntamiento de Xalapa debiera aclarar frente a la opinión pública jalapeña y, a su vez, ésta debiera exigir porque así se haga. Dice De Paula: “Los ciudadanos xalapeños tienen el derecho de saber en qué se gastan los impuestos de sus prediales, los pagos de sus derechos y los cobros de sus permisos. No hay nada ilícito en saber cómo se gastan los ingresos o para qué se gastan, aunque más de un miembro del gabinetazo se empeñe en no abandonar las viejas prácticas y los vicios de la corrupción… Los ciudadanos, por ejemplo, deben saber que es insultante que el ayuntamiento gaste más de medio millón de pesos en agua embotellada. Esta es una erogación que se ejerció de manera sospechosa sólo durante el primer año de aprendizaje de su gobierno”. Y plantea el interrogante: ¿Quién está detrás del negocio de las botellitas de agua? ¿Quién las asigna? ¿A dónde se repartieron? ¿Cómo se adjudicó la compra del vital líquido?” La sociedad jalapeña merece una explicación.