No es nuevo el fenómeno pues constituye una de las experiencias que el PRI padeció en la última década del siglo pasado cuando se abrió a la democracia al interior de sus filas. Fue la famosa “consulta a la base” como método para escoger candidatos la que ocasionó un verdadero dilema al PRI pues provocó el transfuguismo y graves escisiones que le ocasionaron no pocas derrotas; el PRI aprendió la elección y dejó a un lado ese conflictivo procedimiento para elegir sus candidatos a cargos de elección popular. Al PAN le acarrea problemas su forma de seleccionar candidaturas de tal manera que al generarse divisiones lo lleva a campañas debilitado por los conflictos en su militancia. Una lección que deben aprender para evitar fisuras en tiempo electoral.