Escribe Sergio Sarmiento en Reforma: “Los políticos y los periodistas están condenados a convivir, pero no necesariamente se tienen simpatía”.