Esa recomendación de López Obrador sobre no tomar en serio ni al Instituto Nacional Electoral ni al TRIFE no es de ninguna manera la que corresponde a un dirigente serio que protagoniza una lucha abierta contra el Sistema, porque finalmente tiene que jugar con las reglas del juego y estas son, entre otras, las que el INE dispone para un proceso electoral. Acerca de si están al servicio de “la mafia del poder” es un aserto que tendría que comprobarlo porque de lengua me como un plato. Por otro lado, alerta a la ciudadanía para que salga a votar porque eso conviene al cambio, lo que sin duda es cierto pues toda transformación social se debe al impulso de la gente. No pasó por alto el “llegue” al gobernador Duarte de Ochoa a quien reprueba con 3.9 de calificación y concluyó que Veracruz “es mucho pueblo para tan pocos gobernantes”.