Según los reportes del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en los últimos tres años han sido localizados seis puntos con vestigios arqueológicos en cinco entidades federativas, en los cuales finalmente se emprendieron distintas obras privadas y públicas –bodegas de hidrocarburos, laboratorios escolares, restaurantes, plantas de tratamiento de aguas residuales, condominios- que soterraron los restos prehispánicos descubiertos.

En la delegación Coyoacán del Distrito Federal, por ejemplo, actualmente se erige un complejo de departamentos en el predio ubicado en la calle Jardín del Convento número 6, punto en donde el 14 de octubre de 2013 fueron localizados tanto vestigios prehispánicos como coloniales.

En este predio fue descubierta una “plataforma del periodo mexica“, de 13 metros de largo por 11 de ancho, que antiguamente fue una vivienda prehispánica, restos de “cerámica relacionada con la producción de sal”, además de puntas de proyectil de obsidiana, agujas de cobre y malacates.

infografia_vestigios

Asimismo, se encontró la ofrenda con la cual los constructores mexicas consagraron la edificación, que incluía tres sahumadores adornados con pintura de distintos colores y mangos de serpiente y figurillas humanas elaboradas en barro.

En esta zona de Coyoacán, ubicada justo frente al Exconvento de Churubusco, también se encontraron “vestigios de arquitectura virreinal” y proyectiles que formaban parte de un arsenal que explotó a pocos metros de distancia durante la batalla que en ese punto se libró el 20 de agosto de 1847, durante la invasión estadounidense a México.

Según el INAH, luego de ser descubiertos, los restos de arquitectura prehispánica y virreinal en este predio particular fueron “enconfrados”, es decir, enterrados nuevamente, para así permitir sobre ellos la construcción del complejo condominal.

La idea de volver a sepultar estos vestigios, señaló en octubre de 2013 el arqueólogo Francisco Antonio Balcorta, es que “los arqueólogos del futuro puedan continuar con esta investigación” y mientras esto sucede, en ese punto se erigen departamentos que, según anuncia la licencia de la obra, quedarán concluidos en 2016.

inah1
Foto: @paris_martinezCondominios privados en construcción, ubicados en Jardín del Convento número 6, frente al Exconvento de Churubusco, en donde ruinas prehispánicas y coloniales quedaron sepultadas bajo un edificio de departamentos que actualmente se construye ahí

Otro punto del Distrito Federal en el que recientemente fueron encontrados vestigios de civilizaciones prehispánicas, y “donde se planea una construcción” de la empresa Restaurantes Tok’s SA de CV, es el predio ubicado en la calle Pedro Ramírez del Castillo número 6, en la delegación Xochimilco.

En este punto, el 5 de marzo de 2014  el INAH halló vestigios prehispánicos de una antigua colonia residencial “para la élite”, en la que han sido encontradas “tres unidades arquitectónicas, con cuartos interiores, edificados con piedras careadas, muros de adobe y los citados apisonados”.

En este predio, perteneciente a la cadena de restaurantes, además fueron localizados “siete entierros que corresponden a seis individuos infantiles y un adulto”.

Aunque el INAH aseguró en marzo de 2014 que “se garantizará la total preservación de los vestigios arquitectónicos-arqueológicos”, a la fecha este predio carece de cualquier tipo de resguardo.

Foto: @paris_martinezTerreno ubicado en Pedro Ramírez del Castillo número 6, en la delegación Xochimilco, en donde fueron localizados entierros y construcciones prehispánicas, y en el que Tok’s planea construir un restaurante.
Foto: @paris_martinezTerreno ubicado en Pedro Ramírez del Castillo número 6, en la delegación Xochimilco, en donde fueron localizados entierros y construcciones prehispánicas, y en el que Tok’s planea construir un restaurante.

Según los informes de “Hallazgos” del INAH, Hidalgo es otra de las entidades en donde, en abril de 2014, fueron encontrados vestigios prehispánicos en un terreno en el que, finalmente, se construyó una planta de tratamiento del consorcio ICA.

El hallazgo, realizado en el municipio de Atotonilco de Tula, incluye 80 entierros ceremoniales de la cultura teotihuacana, así como restos de edificaciones, de entre mil 500 y mil 700 años de antigüedad, y unas curiosas canicas de cuatro y ocho milímetros, talladas en un material no identificado.

En el punto del hallazgo, actualmente se construye la planta de la empresa Aguas Tratadas del Valle de México, ramal del consorcio ICA, y por lo tanto no es de acceso al público. Sin embargo, asegura el INAH, se estudia “la posibilidad de abrir un museo para mostrar los descubrimientos”.

Uno de los 80 entierros prehispánicos localizados en un predio donde se construyó una planta de la empresa Aguas Tratadas del Valle de México, en Atotonilco de Tula, Hidalgo. FOTO: INAH
Uno de los 80 entierros prehispánicos localizados en un predio donde se construyó una planta de la empresa Aguas Tratadas del Valle de México, en Atotonilco de Tula, Hidalgo. FOTO: INAH

El 10 de julio de 2013, el INAH reportó el hallazgo de una pirámide, ofrendas y 30 entierros prehispánicos, de hasta 2 mil años de antigüedad, en un predio del municipio de Jaltipan, al sur de Veracruz, en donde se construyeron bodegas de coque (derivado del petróleo).

En las ofrendas encontradas en este sitio se identificaron huesos de animales, cuentas de jade, cornamentas de venado, espejos de pirita, figurillas teotihuacanas, mayas, nahuas “y de la cultura Remojadas, del centro de Veracruz”. Además, se encontró una pirámide de 12 metros de altura, 60 de largo y 25 metros de ancho, “recubierta de piedra caliza, con una subestructura interna ‘tipo Maya o Tajín’, es decir, elaborada con lajas de piedra”.

Durante las excavaciones, como pilón, los arqueólogos encontraron fósiles de rinocerontes enanos prehistóricos y dientes fosilizados de “megalodón” –tiburón gigante extinto hace más de 10 mil años–.

El arqueólogo Alfredo Delgado informó que “una vez hecho el rescate arqueológico de los entierros se liberó el lomerío para que se terminaran las bodegas, pero el sitio donde se ubican la pirámide y los talleres de ladrillo se protegió y será un área de reserva dentro de la nueva planta de coque”.

Figurillas de barro encontradas en un predio de Veracruz, en donde además fue desenterrada una pirámide y sepulturas prehispánicas. Aquí, finalmente se construyó una bodega para derivados del petróleo. FOTO / INAH
Figurillas de barro encontradas en un predio de Veracruz, en donde además fue desenterrada una pirámide y sepulturas prehispánicas. Aquí, finalmente se construyó una bodega para derivados del petróleo. FOTO / INAH

Al sureste de Nayarit, el 16 de octubre de 2012 el INAH identificó lo que fue un panteón prehispánico en el que se localizaron 12 cajas de piedra de basalto con restos óseos de un número indeterminado de personas, con al menos mil años de antigüedad.

Aunque se le consideró un “contexto funerario único en su tipo, que por primera vez es encontrado en la entidad”, sobre este conjunto de montículos y enterramientos prehispánicos se construyó la autopista Jala-Puerto Vallarta.

Además de los restos óseos, dentro de los ataúdes de piedra fueron encontradas cuentas de cerámica, malacates esgrafiados, objetos de concha, punzones de hueso, así como tres figurillas de cerámica femeninas que representan a dos ancianas y una joven.

Este antiguo panteón pertenecía a un asentamiento náhuatl que, en el presente, está bajo los kilómetros 4 y 5 de dicha carretera.

Uno de los 12 enterramientos ubicados al sureste de Nayarit, que forma parte de un "panteón" único en su tipo en esta región del país y sobre el cual, finalmente, fue construida la carretera Jala-Puerto Vallarta. Foto: INAH Uno de los 12 enterramientos ubicados al sureste de Nayarit, que forma parte de un “panteón” único en su tipo en esta región del país y sobre el cual, finalmente, fue construida la carretera Jala-Puerto Vallarta. Foto: INAH
Uno de los 12 enterramientos ubicados al sureste de Nayarit, que forma parte de un “panteón” único en su tipo en esta región del país y sobre el cual, finalmente, fue construida la carretera Jala-Puerto Vallarta. Foto: INAH

En marzo de 2014, la Universidad Tecnológica del Poniente, ubicada en el municipio de Maxcanú, Yucatán, eligió una zona del terreno donde se erige para construir una cancha deportiva. Sin embargo, antiguos mayas se adelantaron a las autoridades educativas pues en ese punto finalmente fue descubierto un juego de pelota prehispánico consistente en dos edificios de 19 metros de largo y siete de ancho, además de un altar circular y “plataformas bajas de uso habitacional”.

Este complejo arquitectónico tiene una antigüedad de entre 1750 y 1400 años, por lo cual, la Universidad Tecnológica del Poniente decidió preservar el juego de pelota, aunque el resto de los vestigios quedaron sepultados por un laboratorio escolar.

inah6
Juego de pelota maya encontrado en terrenos de la Universidad Tecnológica del Poniente, en el municipio de Mexcanú, Yucatán. Otros vestigios, como restos de viviendas, quedaron sepultados bajo un laboratorio de prácticas escolares. Foto: INAH

VER ESTA INFORMACIÓN EN:

http://www.animalpolitico.com/2015/02/sepultan-vestigios-prehispanicos-con-obras-publicas-y-privadas/