Por Aurelio Contreras Moreno
04 de febrero de 2015

Tras la difusión de la carta en la que una centena de periodistas e intelectuales pidieron a los organizadores del Hay Festival retirar de Xalapa la sede de este encuentro literario en México, varios voceros oficiosos del gobierno de Javier Duarte salieron a minimizar este hecho.

Arguyeron que el prestigio de la capital de Veracruz en materia de arte y cultura es mucho muy anterior a que se celebrase el Hay Festival en esta ciudad, pues desde hace muchos años Xalapa es tierra fértil para el surgimiento de grandes músicos, escritores, actores, bailarines, artistas plásticos y exponentes de todas las disciplinas artísticas. En ese sentido, no les falta razón.

Sin embargo, lo que nadie quiso mencionar es que, precisamente en este momento, la comunidad artística xalapeña independiente sufre una asonada desde el Ayuntamiento de la ciudad, que a finales del año pasado envió al Congreso del Estado un paquete de reformas al Código Financiero municipal para gravar las presentaciones de los grupos dedicados a la actividad cultural que, como bien se sabe, le han dado vida y reputación a Xalapa desde hace décadas.

Entre las nuevas disposiciones fiscales que fueron aprobadas por unos diputados locales que ni siquiera se molestan en leer las iniciativas que les mandan, están pagar un permiso por cada vez que los artistas presentan su trabajo, pagar un  porcentaje por boleto vendido, un permiso para anunciarse, y multiplicar el pago para anunciarse por cada modalidad que usen, ya sea volante, lona, afiche, altoparlante u otra modalidad.

Esto a pesar de que en marzo del 2014, durante un foro sobre Arte, Cultura y Turismo, el alcalde Américo Zúñiga Martínez afirmó que “Xalapa no puede esperar más para rescatar su esencia de ciudad paradigma de la cultura”.

Pues parece que no sólo tendrá que esperar, sino despedirse de esos paradigmas, de mantenerse lo que en los hechos es un atentado contra lo poco que queda de la real esencia de lo que se dio en llamar alguna vez la “Atenas Veracruzana”.

Porque se quiere aplicar una carga impositiva a espectáculos y actividades que apenas y son autosustentables. No se trata de industriales del entretenimiento, sino de artistas que por su cuenta preparan, difunden y presentan sus propuestas a la comunidad, muchas veces sin lograr ganancias para subsistir.

Lo anterior dio pie a la conformación de una agrupación denominada Artistas en Libertad, en la que participan representantes de diferentes ramas del arte en Xalapa, cuyo objetivo es que se eche abajo esta enmienda que claramente desincentiva la actividad cultural, y más aún ante la crisis financiera que azota a todo el estado y que hace cada vez más complicada la independencia creativa.

Artistas en Libertad señala que estas cargas fiscales se promovieron sin considerar que el Ayuntamiento de Xalapa “no ofrece incentivo alguno para los artistas, no se reconoce la significativa aportación de los artistas independientes al desarrollo de la actividad artística y educativa de Xalapa, entendiendo que esto es obligación del municipio; no existe un proyecto cultural sólido por parte del gobierno municipal para incentivar a los creadores artísticos a desarrollar sus proyectos”.

En función de lo anterior, solicitan que se analice objetiva y razonablemente la reforma realizada al Código Hacendario 554 para el Ayuntamiento de Xalapa; se considere a la producción artística cultural como un sector que posee procesos de producción, creación, promoción, difusión y desarrollo propios; y se considere la existencia de un importante recurso federal que ingresa cada año al estado y al municipio solamente para el rubro de arte y cultura, mismo que pocas veces se ve reflejado en actividades culturales independientes.

Los artistas aseguran que “la ley desincentiva y perjudica dramáticamente a productores artísticos, propietarios de foros, escuelas de educación o iniciación artística, librerías, galerías, músicos, artistas gráficos y artistas escénicos. Los impuestos que les imponen denotan un acto inequitativo en lo referido a la economía y procesos de producción del gremio artístico y cultural, pues les arrebata toda posibilidad de crecimiento y continuidad”.

También destacan que “en 2014 Xalapa estancó su producción artística, precisamente por la falta de apoyos, a pesar de que Veracruz es uno de los estados que recibe mayor presupuesto federal destinado para la cultura y las artes. Xalapa lleva años padeciendo un retroceso cultural que debe terminar ya”.

Pero algunos hasta se regodean de que le quieran quitar a Xalapa el Hay Festival.

 

Contacto:

Email: aureliocontreras@nullgmail.com

Twitter: @yeyocontreras