Tal parece que la paciencia de los empresarios está desbordándose al no encontrar respuesta efectiva del gobierno del estado respecto de sus adeudos, que suman más de mil millones de pesos por proveeduría y servicios y, por otro lado, está el otro gran adeudo por miles de millones de pesos en el fideicomiso del 2 por ciento a la nómina. Por esto no es extraño escuchar de un empresario que “el problema de Veracruz parte de que se haya tomado el dinero para otras cosas, se ha dilapidado el dinero que era para sacar de la pobreza a tantos veracruzanos”. ¿Qué se hará si esto se sale de su cauce?