El ejemplo cunde, si a los de la presa Yuribia dio resultado cerrar las válvulas para conseguir los beneficios exigidos ¿por qué no hacerlo también con la presa “El Platanillo” que surte de agua a esas tres poblaciones? El motivo que esgrimen los del Subcomité de la Cuenca del Río Huazuntlán es el adeudo que tiene con ellos el gobierno del estado, dizque para reforestar la zona. “Ahorita nos deben un millón 197 mil 960 pesos, distribuidos en mil 200 personas, el dinero para pagar jornales. El recurso está en SEFIPLAN y está detenido y ellos nos están reteniendo el pago, la gente está molesta porque son actividades que se les deben de actividades que ya se hicieron”, según el presidente del Subcomité de Cuenca, Marcelino Ortega Quesada. Pero como ya conocen el camino, también amenazan con bloquear la autopista, como medio de presión para conseguir el pago de una cuota anual para quienes en vez de cultivar la tierra viven del presupuesto estatal; pero no tienen la culpa ellos sino quienes “negociaron” el asunto, al final paga la población.