Orizaba1

Orizaba, Veracruz.- Con la férrea decisión de seguir trabajando a gran intensidad, los Albinegros de Orizaba de la Tercera División siguen con la mira puesta en su clasificación a la liguilla, por lo que en cada práctica muestran las ganas por trascender y remontar en la tabla general los lugares que se requieren para lograr el objetivo.

Tras lograr una jornada benéfica al sumar dos importantes unidades y seguir acortando distancias con los líderes del sector tres, los dirigidos por el estratega Martín Pérez Padrón ya se concentran al cien por ciento en los Linces de Tlaxcala, próximo rival de los orizabeños.

Con el compromiso de luchar hasta el final para lograr la clasificación a la liguilla, los bicolores saben bien que el duelo ante los tlaxcaltecas será difícil, pero nada que no puedan sortear de manera favorable gracias a su buen juego y entrega dentro de la cancha.

Como ha venido quedando claro para los menores de la dinastía, el partido más importante por disputar es el siguiente, por lo que ahora ante los Linces deberán desplegar a la perfección la táctica que el cuerpo técnico ha determinado que será la mejor para derrotar en su propio cubil a unos felinos que por ahora se encuentran muy lejos del bien y del mal y ya con muy remotas posibilidades de seguir avanzando.

Por si fuera poco el panorama para los orizabeños luce prometedor, pues de los seis duelos restantes, cinco de ellos son contra equipos que ocupan la parte baja de la tabla, lo que en el papel luce como una ventaja.

Sin embargo y no dejando nada a la suerte, el conjunto Albinegro trabaja al tope tanto en lo físico a cargo de César Mayoral, como en lo táctico en manos de su estratega Martín Pérez Padrón, pues está claro que la constancia y la disciplina dará buenos frutos al grupo.

Durante los siguientes días los menores bicolores seguirán afinando su esquema y el sábado por la mañana partirán al estado de Tlaxcala, donde en punto de las 15:00 horas saltarán al campo de la unidad deportiva Maracaná y enfrentarán a unos felinos que están decididos a  no ser escalón de nadie en la pelea por la clasificación.