image002

Por Mario Mijares
02 de marzo de 2015

Sobra decir la intolerancia feroz, por parte de una buena cantidad de ricos mexicanos, los cuales pagan para descalificar a los hombres que luchan por una patria mejor, pero son torpes pues hasta ellos estarían sin sobresaltos.

1.- Andrés Manuel López Obrador, no ha cejado de luchar desde el ámbito político mexicano, con todo y el terrible avasallamiento por parte de los ideólogos de la oligarquía imperialista; quienes obligan a los locales a envilecer todo lo que se entienda como política. Para salvaguardar este conocimiento, Patricio Marcos, en su Diccionario de la Democracia señala: “La política no es sólo pensamiento o discurso sobre el gobierno, ante todo se trata de una actividad y un arte deliberativo, de decisión y acción”.

Es decir hay dos formas para arribar a la política, el primero en el orden facultativo; que son todos los teóricos que se dedican al estudio de la Política. Los segundos son: los hombres que están de tiempo completo en la política operativa o de acción, un muestra de lo anterior es AMLO, que desde joven militó en el Partido Revolucionario Mexicano (PRI), (cuándo tal organización política defendía el proyecto nacional de 1917), sin duda es un personaje que jamás abandona la trinchera. Y es que la política significa una forma de vida, pero también es un saber hacer acciones que respalden su manera de ser y actuar. Así mientras AMLO fundó un nuevo partido, una gran cantidad de políticos no sólo de su generación, siguen agachando la cabeza ante los tecnócratas.

2.- Dentro de una reflexión responsable, se tiene la obligación de concebir que dentro de la condición humana; la política es una prolongación de la ética, ya que está en razón no sólo de la educación sino de la transformación moral del hombre. Gracias a los medios, recientemente los mexicanos han podido escuchar a expresidente de Uruguay José Mujica, cuyas expresiones han dejado cierta huella en todos aquellos que lo han escuchado, sin duda es un político congruente entre lo que dice con lo que realiza. De ahí la importancia de tener en el gobierno a un político de edad madura, y no rústicos e inmaduros cómo los que han gobernado a México en los últimos 30 años.

¡No hay política sin político! y esto por desgracia lo han perdido de vista los habitantes de este país a quienes les han obligado a rechazar o desprestigiar lo político. La ignorancia es la que hace confundir a éstos hombres de acción con las bárbaros que están hoy día al frente de las instituciones del Estado Mexicano, todos ellos, tienen rasgos de una vida desgobernada y destemplada, lo cual nada tiene que ver con el arte de gobernar.

3.- La negación de la vida política es ya avasallador, tanto en la vida académica como en la práctica. Para ello, han inventado una realidad falsificada como es el caso de “la ciudadanía” o sociedad civil, la cual la han confinado a la vida privada o apolítica. Es así como han hecho creer que ellos podrán administrar los asuntos públicos, siempre y cuando nieguen la vida política a la cual la quieren enviar al baúl de los recuerdos.

El objetivo de los ideólogos de la oligarquía, es manipular a la población para que confunda lo político con los procesos electorales. Lo mismo sucede con la democracia, la cual en lugar de explicarla la hacen pasar como si ésta fueran los aspectos meramente partidistas. Todo este descredito, es sustentado por los “cientistas de la filosofía política”, conocidos como politólogos, quienes han inventado la bandera del “marketing político”. Así de un plumazo tratan de enviar la ciencia política clásica al archivo muerto.

4.- Por fortuna todavía hay quienes luchan para que la política sea teórica y pragmática, pueda continuar con vida, de ahí la importancia de brindarles a los jóvenes la posibilidad de rescatar la vida activa, para que estén en concordancia en el presente y el futuro. Uno de estos jóvenes políticos es Cuitláhuac García, candidato a diputado por MORENA, para la zona urbana de Xalapa, a quien recientemente AMLO lo abanderó en la Plaza Lerdo. Según el discurso que maneja ésta organización política, todos van por un solo proyecto; y es el de su partido, dejando a un lado el individualismo, y con la intención es rescatar la vida política plasmada en la Carta General de 1917.