1 Angélica

Leo Zuckermann 18/03/2015 02:03

Los amables lectores consuetudinarios de esta columna saben que a su autor le chocan las revistas de sociales. En un país como México, me parece una grosería que la gente poderosa y adinerada presuma su riqueza de esa manera. “Es la mejor literatura revolucionaria”, me dijo un día un apreciado intelectual. Es cierto: cuando uno ve esas fotos, dan ganas de irse a la sierra a hacer la Revolución. El tema es aun más indignante cuando vemos ahí a nuestros gobernantes. Hace unos años se puso de moda que los políticos aparecieran en estos medios, un acto ofensivo para la población que gobiernan, en especial para los millones de mexicanos que sobreviven en la pobreza; ni qué decir de la clase media que se la anda rifando para llegar a la quincena en una economía de bajo crecimiento.

Esta semana, una de esas revistas, quizá la más leída (aunque nadie las lee porque sólo ven las fotografías), le dedicó la portada y 21 páginas a la visita que hizo el presidente Peña a la Corte de Saint James y en particular a su esposa, Angélica Rivera. “La impactante reaparición de la Primera Dama en su estilosa visita oficial al Reino Unido”, anuncia la portada de ¡HOLA! Supongo que la reaparición se refiere a que la vez pasada la vimos en un video, muy mal producido, donde trataba de explicarnos sobre las dos mansiones que posee en las Lomas: la que le regaló Televisa y la que le financió Grupo Higa, uno de los principales contratistas del gobierno de su marido.

El hecho es que reapareció la primera dama y he aquí algunas citas de ¡HOLA!: “Consciente de la trascendencia de este viaje histórico, Angélica Rivera, asesorada en cuestiones de estilismo por la coordinadora de moda Karla Guindi, se ganó su buena dosis de elogios por parte de la prensa británica, donde su elegancia fue muy alabada”. “Sorprendió gratamente con su primer estilismo: un vestido-abrigo, de Alexander McQueen —una de las firmas favoritas de la Duquesa de Cambridge quien, por otra parte, ha lucido en varias ocasiones una prenda casi idéntica del mismo diseñador—. Se trató, sin duda, de un elegante guiño a la moda británica. La Primera Dama seleccionó con sumo cuidado los complementos, clutch negro a juego con los salones, y joyas en las que las perlas tenían un lugar relevante”. “Sofía Castro [su hija] lució, para la ocasión, un elegante vestido Dolce& Gabbana, con el que vimos no hace mucho a Amal Clooney”. “Angélica Rivera apareció espectacular, con un aderezo de diamantes y rubíes y vestido-capa rojo, de Valentino”.

Increíble este reportaje en un contexto, según el Presidente, plagado de “incredulidad y desconfianza”. ¿Cómo explicar que, después de los escándalos de las casas, reaparezca de esta forma la primera dama?

La primera explicación es que The Economist tiene razón: no se han dado cuenta que no se han dado cuenta. Y es que este tipo de reportajes no se ven nada bien en un régimen republicano como el nuestro, sobre todo en el contexto actual donde hay amplias sospechas de corrupción. Más aun, el reportaje revive el estereotipo que alguna vez se tuvo de Peña Nieto: el de un político frívolo, que sólo le interesa el poder para que él y su familia salgan en la televisión y las revistas de quién es quién de la sociedad mexicana. Si esta es la explicación, si colaboraron y/o aprobaron la publicación, me parece un error frívolo por parte de Los Pinos. Ahora bien, si ¡HOLA! se fue por la libre, sin consultar a la casa presidencial, cuando se enteraron de lo que venía debieron haber solicitado que se abstuvieran de publicar un reportaje de esta naturaleza o por lo menos le bajaran de perfil. En cualquier caso, Los Pinos debería informar si apoyó o no este reportaje.

La otra explicación es que el fotorreportaje es parte de una estrategia diseñada para mejorar la imagen de la primera dama y su esposo. Ambos quedaron muy golpeados después de lo de las casas. En nuestro país, por desgracia, a mucha gente le gusta el periodismo de sociales. Les encanta los cuentos de reinas y princesas. “Qué guapas y dignas”, murmuran. Y sienten que México quedó muy bien representado por los vestidos y joyas que lució la primera dama en el Reino Unido. Así, pensando en el abrigo de Alexander McQueen, se olvidan de la Casa Blanca.

¿Error frívolo o estrategia para mejorar la imagen? ¿Cuál será la explicación del reportaje de ¡HOLA!?

                Twitter: @leozuckermann

http://www.excelsior.com.mx/opinion/leo-zuckermann/2015/03/18/1014070