Según la ONU, en México los diez estados más pobres del país privilegian el arreglo de calles sobre la educación; entre esos estados, aunque no lo quisiéramos aceptar, está Veracruz, considerado por muchos en la hipótesis de ser una entidad que bien pudiera ser un país pujante, claro está con otros gobernantes y mejor educación de su pueblo. El Fondo Regional, que está diseñado para disminuir la desigualdad no es aprovechado correctamente por entidades con mayor rezago social como Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Hidalgo, Michoacán, Guanajuato, Puebla, Zacatecas y San Luis Potosí, dice la ONU. Veracruz, por ejemplo, utilizó un 52% de estos recursos para destinarlos a municipios de alto y muy alto desarrollo; y en materia de salud destinó 72% a atención media, que no es “su rezago principal”. Por ello “persiste una relación inconsistente entre los recursos usados, los municipios con mayores carencias y las dimensiones del desarrollo humano con mayor rezago”. La ONU recomienda: por la falta de transparencia someter los recursos “a la comprobación de resultados, pues se ha detectado que ninguno de los beneficiarios hace pública la forma en que gastan los recursos de Fonregión”.