Animas

Tremenda cola se extiende desde Plaza Ánimas hasta dos, tres o cinco cuadras de la Avenida Araucarias, debido a que los dueños de ese centro comercial están probando esta mañana de lunes los sistemas de cobro para poder ingresar al lugar.

La prueba de las plumas y casetas automatizadas está causando trastornos a todos los que pretenden llegar a realizar sus compras o a desayunar en los restaurantes, pero también a muchos otros que sólo van de paso y que se quedan atrapados en la larga y lenta fila de automóviles varados.

Lo que no se dan cuenta los empresarios, en su incontenible voracidad, es que ante los trastornos y las horas que pasará la gente para poder ingresar y pagar, habrá muchos que desistan de pretender ir a Plaza Ánimas, y prefieran acudir a otros lugares más accesibles.

De por sí ahí se forman tremendos cuellos de botella por ser el sitio principal de acceso al fraccionamiento Las Ánimas, y ahora con esto, contribuyen a empeorar la fluidez vehicular.