AP698133792054-d-440x294
La presidenta de la Fed, Janet Yellen. Foto: AP

MÉXICO, D.F. (apro).- Pese a la intervención diaria del Banco de México (Banxico) en el mercado cambiario, el peso cerró la semana con una depreciación acumulada de 1.70% frente al dólar.

La volatilidad en el tipo de cambio no cede ante el inminente incremento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal (Fed) en Estados Unidos, que actualmente están en 0.25%. Este viernes el dólar se cotizó en 15.18 pesos en operaciones interbancarias, nivel 1.70% superior al registrado el pasado lunes cuando el billete verde se vendió en 14.93 unidades, de acuerdo al Banxico.

Ni qué decir de la venta del dólar en ventanillas bancarias, que este día llegó a comercializarse en 15.52 pesos, mientras que a lo largo de la semana se cotizó en menos de 15.50 pesos.

El banco central continúa subastando 52 millones de dólares diarios, operación que durará hasta el próximo 8 de junio, ante la elevada volatilidad en el mercado cambiario. Aunado a lo anterior, seguirá vendiendo 200 millones de dólares cada vez que el peso se devalúe más de 1.5% de un día a otro.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, sostuvo hoy que después de la primera alza de la tasa de fondos federales es posible que haya nuevos aumentos para un endurecimiento gradual de la política monetaria.

Yellen comentó, según Reuters, que si los datos económicos de ese país no respaldan las previsiones de la Fed, la política monetaria será ajustada.

La funcionaria agregó que “el alza de tasas no estará supeditada a incrementos en la inflación estructural o en los salarios, aunque un deterioro en alguna de esas dos variables podría postergar el ajuste monetario”.

Por su lado, el Banco de México dejó intacta la tasa de interés interbancaria, situada en 3%, sin embargo, dejó claro en su Anuncio de Política Monetaria más reciente que “al estar la economía mexicana altamente integrada a la global, en particular a la de Estados Unidos, las acciones de política monetaria de ese país podrían tener repercusiones sobre el tipo de cambio, las expectativas de inflación y, por ello, sobre la dinámica de los precios en México”.

Por tanto, señaló, la Junta de Gobierno se mantendrá atenta a la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas para horizontes de mediano y largo plazo, pero particularmente a la postura monetaria relativa entre México y Estados Unidos, así como al desempeño del tipo de cambio.

VER ESTA INFORMACIÓN EN:

http://www.proceso.com.mx/?p=399644