En El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “convertido en defensor ‘de oficio’ y cómplice de las conductas delictivas de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, el dirigente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, operó personalmente la exoneración del polémico personaje. Para ello, Camacho presionó, chantajeó y ordenó a sus integrantes que aprobaran un dictamen previamente redactado en su oficina y que siempre propuso la exoneración de Cuauhtémoc, acusado de manejar una red de prostitución de mujeres, a través de la ‘suspensión’ de sus derechos de militante, en lugar de la expulsión que pedían grupos de mujeres priístas y el demandante Armando Barajas, consejero nacional del PRI […]. César Camacho rescató al “ilustre” militante del PRI Cuauhtémoc Gutiérrez de la expulsión y lo mantuvo junto a él, y toda la pléyade priísta en lo que el dirigente nacional del priísmo definió como ‘las grandes ligas de la política”. (sinembargo.com)