011n1pol-1

Como titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Eduardo Medina Mora tuvo pleno conocimiento de la operación Rápido y furioso, que consistió en la introducción de armas de fuego de alto poder al país desde Estados Unidos, las cuales finalmente llegaron a manos del crimen organizado, advirtieron senadores del PRD y PT.

Resaltaron que esa operación violentó la Constitución y puso en riesgo la soberanía nacional y aunque Medina Mora aseguró hace unos días en el Senado que no tuvo conocimiento de Rápido y furioso, documentos del Congreso de Estados Unidos señalan que el ahora candidato a ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) conocía y estaba de acuerdo con el trasiego de armas que llevó a cabo el gobierno de Estados Unidos.

Los perredistas Dolores Padierna y Mario Delgado señalaron que Medina Mora mintió el lunes pasado, cuando compareció en el Senado, ya que en el Memorándum 230 y en otros documentos del Congreso de Estados Unidos se dice que Medina Mora toleró ese programa

¿Cómo puede el Senado nombrar ministro de la Corte a alguien que viola la soberanía y obedece a los intereses de otro país?, preguntó Padierna, quien presentó –ante la Comisión de Justicia– un voto particular contra la designación de Medina Mora con más de 4 mil hojas, ya que incluye ese documento, así como resoluciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Sobre el tema, el senador Manuel Bartlett dijo que ese operativo tuvo efectos muy negativos para el país, ya que esas armas que Estados Unidos introdujo, de común acuerdo con el gobierno de Felipe Calderón y de su entonces procurador, Medina Mora, fueron a parar a manos de los grupos criminales en México, y costaron muchas vidas.

En el voto particular que presentó, Padierna detalla que en un principio ese programa puesto en marcha por la Agencia para el Control de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF, por sus siglas en inglés) se llamó Dejar las armas caminar, y luego fue bautizado como Rápido y furioso y consistió en permitir el ingreso ilegal de armas de grueso calibre a México.

“Medina Mora mintió al señalar que no tenía conocimiento, ya que tanto él como la ATF organizaron juntos el trasiego ilegal de armas de alto calibre, según consta en el documento A Review of ATF’s Operation Fast and Furious and Related Matters, elaborado por el Departamento de Justicia estadunidense.”

Además, en su voto particular, la perredista resalta que en su gestión como titular del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), Medina Mora compró equipos a las empresas del ramo más poderosas del mundo, para espiar a la clase política mexicana y satisfacer los objetivos injerencistas del gobierno estadunidense.

El también perredista Mario Delgado advirtió que a quien como funcionario se permitió violentar la soberanía y la Carta Magna no se le pude confiar el resguardo de la Constitución.

Bartlett lamentó que de nueva cuenta el PRI y sus aliados evadan esa discusión y se apresten a votar el martes próximo el nombramiento de Medina Mora para formar en la Suprema Corte de Justicia de la Nación un club de cuates e incondicionales de Enrique Peña Nieto.

Por separado, el presidente de la Comisión de Justicia, Roberto Gil Zuarth, comentó que una vez que se aprobó el dictamen que señala que los integrantes de la terna presidencial reúnen todos los requisitos, es posible que en la sesión del martes se pudiera votar el nombramiento.

Dependerá de la decisión que asuma ese mismo día la bancada panista. Vamos a tener una reunión el martes por la mañana, antes de la sesión, para definir una postura.

VER ESTA INFORMACIÓN EN:

http://www.jornada.unam.mx/2015/03/07/politica/011n1pol