Desde la semana pasada está corriendo el tiempo durante el cual el gobierno del estado debe llevar a cabo ante la Auditoría Superior de la Federación las tareas para solventar las observaciones que le hizo sobre un presunto manejo irregular del recurso pecuniario proveniente de la Federación. Son nada menos 7 mil millones depesos los que andan volando y que el gobierno del estado niega que haya sido por mal manejo sino por torpeza administrativa, al menos así se entiende. Ya se armó en semanas pasadas un gran alboroto sobre este particular, señaladamente porque el titular de la ASF aseguró públicamente que Veracruz es el estado con peor manejo del recurso público. De cualquier manera se levantan expectativas, que sin embargo allí quedan pues también hubo irregularidades en las cuentas públicas pasadas al 2013 sin que nada haya ocurrido.