Para quien no esté totalmente advertido del problema económico que aqueja al gobierno del estado, quizás lo termine de convencer el que no se llevará a cabo “Tajín Vive”, el espectáculo estelar en las festividades de la Cumbre Tajín, porque según el secretario de turismo “se sigue un programa para hacer eficiente el gasto”. Curiosamente, transcurridos cuatro años ahora se percata el secretario que se hacían gastos innecesarios, y uno de estos también se suspende pues este año no se cubrirá el costo de la prensa. La austeridad invadió todo, excepto la declaracionitis pues Harry Grappa pronostica la visita de 400 mil personas durante los cinco días que dura el festival, el cálculo hace 80 mil visitas diarias, a ver dónde los mete, luego se quejan porque no se les cree.