Por Sergio González Levet
20 de marzo de 2015

Este jueves 19 empieza la primera de cinco intensas noches de música en el nicho correspondiente del Parque Temático Takilhsukut, con una jornada grupera que abrirán los veracruzanos de Recoveco y seguirán Timoneki y Tropikal Forever, con el fin de calentar el ambiente y a las seguramente más de 40 mil personas que estarán ahí.

La noche continuará in crescendo, desde Iztapalapa para el mundo, con Los Ángeles Azules, que se han convertido en clásicos de la cumbia después de su álbum sinfónico que causó furor.

Y cerrará La Arrolladora Banda El Limón (ya bien repuestos sus integrantes de la impresión cuando su autobús ahora sí que arrolló a unas personas en Guatemala hace unas semanas) que pondrá a bailar la brincadita a todos con sus éxitos como Niña de mi corazón, Huele a peligro, En los puritos huesos y No me vengas a decir.

El viernes 20 será dedicado a diversas manifestaciones del rock alternativo, con Sak Tzevul, The Goastt (que trae ni más ni menos a que Sean Lennon, el hijo de John y Yoko Ono), The Cold and Lovely, The Flaming Lips e Incubus.

El mero 21 de marzo, oficialmente día del equinoccio de la primavera -aunque ocurre un poco antes- abrirá el telón el grupo xalapeño Guacamole, que trae una de las mejores y más prometedoras voces mexicanas, la de Gabriela Moncayo (anótela, que algún día oirá hablar de ella a nivel nacional e internacional), y la gente ya entrada en calor podrá disfrutar de Mala Rodríguez y de este estrambótico y buen grupo que se identifica como Aterciopelados. Cerrarán la noche sendos dúos de música electrónica: los australianos Empire of the Sun y los gringos jipjoperos Macklemore y Ryan Lewis.

El domingo será exclusivamente electrónico, qué le vamos a hacer, con la participación de Compass, Baauer, 2ManyDjs y el sueco Alesso, considerado como uno de los mejores DJ del mundo.

El lunes 23 viene lo bueno y lo mejor para muchos, una noche rockera a lo mexicano, con leyendas y grupos únicos e inolvidables, que arranca con Bolina sin Parné y Maldita Vecindad, se sigue con Javier Bátiz, pasa por el Tri en pleno de Alejandro Lora y culmina con Carlos Santana, con don Carlos Alberto Santana Barragán, el hijo prodigio de Autlán, Jalisco, y para mi gusto el mejor de todos los guitarristas de la historia del rock -incluidos, si me perdonan, Erick Clapton y el inmortal George Harrison-.

La verdad es que una vez más los organizadores de Cumbre Tajín han logrado un conjunto de luminarias que no se ve en otra parte del mundo, lo que no es fácil de por sí y ha resultado toda una hazaña a la luz de los problemas financieros que enfrenta el país.

Los cientos de miles de mexicanos que acudirán a esos conciertos podrán olvidar y tomar fuerzas para persistir en la lucha contra nuestro destino, porque a lo largo de la historia hemos demostrado como nación que somos más grandes que nuestros problemas, por más grandes que éstos parezcan.

A disfrutar por ahora, y a trabajar en adelante…

 

Contacto:

sglevet@nullgmail.com

Twitter: @gmail.com

Facebook.com/sglevet