Diferirle a un enfermo de cáncer la fecha de su consulta porque el equipo médico para su tratamiento está descompuesto, es muy grave, y si se agrega el serio desabasto de medicinas para combatir el mal es una señal irrefutable que la institución no está cumpliendo con su cometido. Una voz autorizada clama porque se resuelva el desabasto, es la señora Ana María Chedraui de Velasco, presidenta del patronato ATHECA, de gran labor humanista, quien llama la atención sobre el problema de abastecimiento medicinal: “Siempre faltan recursos, como todo esto es tan caro, no hay recurso que alcance. No me quiero meter en problemas, lo único que hacemos es hacer nuestro trabajo”. De cualquier manera, su prudente intención recuerda lo que continuamente se niega en la esfera oficial sobre el desabasto. Ojala las autoridades olviden el discurso y resuelvan el problema.