Hoy hace un año que en un Oxxo del municipio de Medellín de Bravo en el estado de Veracruz fue secuestrado el joven Gerson Quevedo Orozco, ese día los padres del muchacho pagaron 80 mil pesos a los plagiarios, pero Gerson no ha regresado. 365 días después la Procuraduría veracruzana nada informa sobre este caso, ni sospechosos ni culpables, todo sigue como empezó, a pesar de existir armas, documentos, una camioneta, teléfonos como pistas que a nada han conducido. Mientras, los padres, Maricela Orozco y Gerson Quevedo siguen penando en vida, porque también les arrebataron a otro hijo y a su yerno cuando intentaban investigar sobre el caso. No radican ya en Veracruz obligados por sus terribles circunstancias, sin embargo aún esperan que su hijo aparezca con vida.