Los nortes han soplado las costas del Golfo de México desde tiempo inmemorial, una vez habitada la parte que corresponde a lo que ahora es la conurbación de Veracruz-Boca del Río la gente tuvo conciencia de ese fenómeno natural cíclico, que se sepa nunca nadie se había quejado de que un norte impactara severamente la economía del lugar. Por eso llama la atención lo que declara el presidente de la COPARMEX, Jorge Coffau Kayser, acerca de que la economía de la conurbación está semiparalizada por el frente frío porque “desalentó a los clientes”. Si tiene razón la situación debe ser gravísima, de otra manera la declaración es tremendista, exagerada e irresponsable. No de otra manera se pueden interpretar: “lo peor es que son varios frentes fríos, necesitamos que personas disfruten de las playas, de la hotelería, de los restaurantes, toda la oferta, no creo que se tengan daños millonarios, pero necesitamos ya que venga buen clima”. Otro clima da a su declaración cuando habla de la posible salida de Audirac, entonces justifica la situación: “el problema financiero no se le puede atribuir a una persona, esto se da no solamente en el estado de Veracruz, sino en todo el país, además a nivel mundial por el desplome del precio internacional del petróleo, esto es algo muy serio, ahí se tienen que hacer  ajustes en todos los sentidos”.