Por Rafael Arias Hernández
05 de marzo de 2015

Las exportaciones veracruzanas crecen, pero la entidad sigue en un lejano lugar 15 y tiene, respecto al total nacional, una baja participación de 1.98 %.

Como dicen los chavos de siempre, no estamos en los juegos importantes, se necesita estar en la cancha de la economía internacional, con mayor presencia y jugar con más efectividad. Menos rollo, conformismo y mediocridad.

En 2013 alcanzaron, en millones de dólares, un monto de 7, 544. En 2012, fueron 6,971, esto es, en un año creció en 573 millones de dólares, casi un 8 %. Muy por debajo del tamaño de su economía, de su potencial y de otros estados más pequeños, como Tabasco, Puebla, Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí, que tienen participación mayor.

¿Por qué del débil dinamismo y la reducida capacidad? ¿Qué pasa con el sector externo veracruzano? ¿Qué sucederá frente a las crisis que se padecen?

 

EL TODO Y LAS PARTES

A la complejidad y alcance de la economía en la vida individual y social, tiene que agregarse ahora forzosamente, la intensidad y velocidad de los cambios que caracterizan y conforman condiciones socioeconómicas, así como viejos y nuevos problemas, necesidades y desafíos de la sociedad.

En el análisis económico contemporáneo, objetivo y confiable, de entrada, también tiene que considerarse la notoria interacción de ámbitos y contextos geográficos. Hoy en día, no extraña que lo global se vuelva nacional y a su vez local.

Por lo tanto, se debe tener muy en cuenta, la organización y acción de y entre los diversos ámbitos geográficos. Entre aldea, nación y mundo que es natural y cotidiana, más intensa y determinante gracias a la revolución tecnológica de las comunicaciones y, desde luego, del ordenador y la computación en general. Revolución tecnológica, que apenas empieza.

Así que, es natural que tengan que replantearse contenido y alcance de análisis, investigaciones y estudios para fortalecer, entre otros aspectos, su enfoque, temas y asuntos, así como inmediatez y coyuntura que permitan contribuir a la capacidad de respuesta y de precisión económica y social en general.

Particularmente, en el caso de la economía se vuelve urgente y necesario, más y mejor capacidad de respuesta y previsión, para la elaboración y actualización de políticas públicas eficientes y pertinentes, cuya aplicación, en todos y cada uno de los casos, verdaderamente redunden en bienestar social, crecimiento económico y desarrollo sustentable.

 

SECTOR EXTERNO Y ÁMBITO INTERNACIONAL

Así que es forzoso incluir y dar seguimiento a lo que ocurre en la aldea global, en el mundo. Esto es, al análisis económico estatal y nacional se deben agregar aspectos globalizadores y temas que permitan conocer situación, presencia y desenvolvimiento económico, así como tendencias, perspectivas y escenarios posibles.

Temas como el comercio internacional, exportaciones e importaciones, inversión extranjera y tipo de cambio, entre otros, pueden adquirir y adquieren mayor importancia.

Inocultable la nueva crisis que ya afecta al país y por ende, a estados y municipios. Cierto que a unos más que a otros pero, sin duda, el ámbito internacional ya afecta y afectará de muchas formas e intensidades.

La caída de los precios del petróleo trastorna la economía y en el caso de las petrolizadas finanzas públicas, tiene un efecto devastador que debilita a los gobiernos, expone y deteriora los niveles de bienestar y exige inmediatos cambios en políticas públicas. El deterioro del tipo de cambio, dólar más caro y peso más barato, también es obligado considerar en el análisis económico actualizado.

 

ANALISIS E INVESTIGACIONES PARA HOY

Hay, sin duda, trabajos y estudios que se deben considerar y reconocer, porque representan serios esfuerzos actualizados y fundamentados de la realidad que se pretende transformar, a partir de la capacidad de influir en las políticas públicas para actualizarlas y hacerlas más y más efectivas.

Por citar uno de ellos, de relativa reciente publicación, que incluye investigaciones de universitarios de diversas especialidades, en cuatro tomos, me refiero a Veracruz en Crisis, coordinado por Alberto J. Olvera, Alfredo Zavaleta Betancourt y Víctor Andrade Guevara. En la Colección la Ciencia en Veracruz, de la Universidad Veracruzana, 2012.

En esta publicación, se incluyen diversas contribuciones, avances y trabajos de especialistas, entre ellos algunos economistas, respecto a economía y sociedad veracruzana actual. Su lectura es en muchas formas recomendable para considerar abundante información, puntos de vista y propuestas, relativamente recientes que podrían ayudar a explicar diversos aspectos y problemas que hoy se enfrentan.

Pero además, lo que quiero resaltar concretamente, a partir de una revisión autocrítica, del trabajo Panorama de la pobreza en Veracruz, Vol. I, (Desarrollo económico, pobreza y marginación), pp. 146-170, de mi autoría, encontré necesario incluir en el futuro aspectos del comercio exterior y de la globalización.

En efecto, como es casi tradicional, en este tipo de análisis, se incluyeron aspectos estatales y nacionales, demográficos, económicos, de niveles bienestar social, pero sólo uno vinculado con el ámbito internacional, el de las REMESAS.

Aspecto importante de vinculación y presencia con el exterior, cuyo monto y crecimiento determina niveles de subsistencia de cientos de miles de hogares veracruzanos, al convertirse de hecho, en el programa más importante de apoyo a los pobres, de los pobres que se vieron obligados a salir del país en busca de oportunidades.

Este ejemplo y otros motivan a recomendar incluir aspectos importantes del contexto internacional y global, que pueden ayudar y mucho, a identificar y apreciar condiciones y situaciones, retos y oportunidades presentes y futuras.

Para concluir este rápido y general llamado de atención y autocrítica, permítaseme citar un aspecto que urge atenderse y que, al mismo tiempo, representa un sinnúmero de oportunidades.

“En el caso de alimentos, el déficit interno acumulado en el quinquenio -asegura David Márquez Ayala, basado en INEGI-, es en millones dólares: Cereales -21 mil, Oleaginosas -17 mil, Carnes -13 mil, Lácteos -7mil…todo producible en el país… En 2013, en porcentaje, Chihuahua generó 13.3, Coahuila 10, Baja California 9.8, Nuevo León 7.9 y Tamaulipas 7…” (LaJornada.230215).

¿Debe Veracruz seguir con 1.98 % de aportación al total de exportaciones del país?

 

Contacto:

*[email protected]

Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez.