La jornada electoral será el día 7 de junio próximo, habrá movimiento en un padrón de electores que suman 83 millones 584 mil 484 ciudadanos, se instalarán 152 mil 512 casillas y participarán 10 partidos políticos. No faltan los focos rojos, los encabezan Michoacán y Guerrero; se habla de cansancio ciudadano y de repudio hacia los partidos así como a una clase política insensible a los problemas populares. El descrédito de la clase política mexicana es acentuado y por ello no faltan quienes aprovechan para invitar al no voto, lo cual sería un lamentable error porque de lo que se trata es de aprovechar el sufragio para intentar el cambio ahora que en 9 estados se elegirán gobernadores, también 1009 ayuntamientos, 601 diputados locales y los 500 diputados federales. Sin duda es un buen síntoma de una democracia electoral, representativa, pero tenemos que escalar hacia una democracia participativa en la que el ciudadano decida su propio futuro no un reducido grupo de políticos, pero esto último seguirá así mientras no votemos.