José Ortiz Pinchetti escribe en La Jornada ayer domingo: “la controversia en el INE es una prueba para la supervivencia de esa institución. El PVEM tiene una unión íntima con el gobierno y el PRI, y el abuso de su propaganda quiebra con los principios constitucionales en materia electoral. Pablo Gómez denunció que sólo entre septiembre y diciembre de 2014 se ha gastado, en televisión, 2 mil 284 millones, eso sin contar los anuncios en cine, radio y los miles de espectaculares; la campaña no se ha detenido. Esto es evidente para todo el mundo. El INE y el tribunal electoral deberían decretar la cancelación del registro verde. Si se consienten estos abusos, las autoridades electorales demostrarán que no son buenos árbitros, y las elecciones no serán legítimas”.