isssste

Ciudad de México, 17 de marzo (SinEmbargo).– Al margen de la “promesa cumplida” del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) de entregar vales de medicinas ante un eventual desabasto en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), esta última institución ha erogado al menos 4 mil 615 millones 560 mil 997 pesos en la entrega de cupones a sus derechohabientes para canjear medicamentos en farmacias privadas.

Lo anterior se desprende de datos proporcionados por el ISSSTE en respuesta a una solicitud de información pública hecha por SinEmbargo, relativa al presupuesto que se ha ejercido en el canje de vales de medicinas al amparo del Programa Integral de “Abasto de Medicamento Express”, que desde mediados de 2009 opera en esa institución.

La creación de dicho programa fue anunciada el 18 de junio de 2009, por el entonces Presidente Felipe Calderón Hinojosa. En ese momento, al frente del ISSSTE estaba el panista y ex priista Miguel Ángel Yunes Linares.

El objetivo del programa de Medicamento Express era que ante el eventual desabasto de medicamentos en las clínicas del Instituto, los derechohabientes pudieran surtir sus recetas médicas en farmacias privadas o en las farmacias de SuperISSSTE, la cadena de tiendas de conveniencia del ISSSTE.

Calderón Hinojosa justificó entonces el programa al asegurar que con éste se abatiría el déficit de 2.6 por ciento en el abasto de medicinas que enfrentaba la institución; según el mandatario, el otro 97.4 por ciento estaba cubierto.

De acuerdo con la “Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2012″, para el último año de la gestión del panista, el porcentaje de surtimiento de medicinas en las clínicas del ISSSTE era de 68.7 por ciento, mientras que 6.4 por ciento de sus derechohabientes las obtenían fuera del lugar de consulta. El 24.8 por ciento restante, es decir casi uno de cuatro derechohabientes del ISSSTE, obtenía sólo alguno o ninguno de sus medicamentos.

La información proporcionada por el ISSSTE muestra que de junio de 2009 a 2011, los montos para el canje de cupones de medicamentos en farmacias privadas fueron en aumento: de 58 millones 631 mil pesos gastados en un semestre de 2009, pasaron a 401 millones 32 mil pesos en 2010, y a 3 mil 239 millones 550 mil pesos para 2011.

En 2012, el dinero que el ISSSTE gastó en cupones de medicinas canjeables en farmacias privadas disminuyó a 843 millones 155 mil pesos. La tendencia se mantuvo en los siguientes dos años, ya durante la presidencia de Enrique Peña Nieto, con Sebastián Lerdo de Tejada al frente del instituto de seguridad social para los empleados del gobierno. En 2013 se gastaron 59 millones 783 mil pesos en cupones canjeables en farmacias privadas y 13 millones 408 mi pesos el año pasado.

Aunque en su respuesta a la solicitud de información hecha por este medio, el ISSSTE asienta que los medicamentos en las farmacias de SuperISSSTE se surten ante su inexistencia en las farmacias de las unidades médicas del ISSSTE, mientras que los cupones Medex (acrónimo del nombre del programa, Medicamento Express) surten medicamentos cuando éstos “no se encuentran en existencia en las farmacias de las unidades médicas del ISSSTE ni en las farmacias SuperISSSTE’”, las cifras entregadas muestran que desde 2011 los montos que han ido a parar a farmacias particulares han sido mayores que los que han beneficiado a las farmacias de SuperISSSTE.

Así, en 2011, cuando las farmacias privadas recibieron más de 3 mil millones de pesos por los cupones canjeables, a SuperISSSTE llegó una tercera parte de ese monto (mil 44 millones 364 mil pesos) por surtir los medicamentos en desabasto.

Para 2012, las farmacias de SuperISSSTE recibieron menos de la cuarta parte de lo que el Instituto pagó a las farmacias particulares y para 2013 la diferencia fue de casi ocho veces: mientras a las farmacias ajenas al ISSSTE se les entregaron 59 millones 783 mil pesos, a las de su cadena de supermercados llegaron sólo 7 millones 621 mil pesos producto del canje de cupones de medicina.

En 2014, año en que las farmacias privadas se beneficiaron con 13 millones 408 mil pesos por el programa de Medicamento Express, no se reportaron recursos ejercidos en las farmacias de SuperISSSTE.

tabla_issste

¿PROGRAMA SIN SUSTENTO?

El 28 de septiembre de 2011, un ciudadano solicitó al ISSSTE, a través del sistema de transparencia Infomex, el acuerdo por el cual se había creado el programa de Medicamento Express, su vigencia, sus objetivos y metas y su presupuesto durante 2010 y 2011, así como el proyectado para 2012.

Inconforme con la respuesta de la institución, que declaró inexistente el Acuerdo de Creación del programa, el ciudadano presentó un recurso de revisión de la contestación ante el entonces Instituto Federal de Acceso a la Información (Ifai, hoy Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales).

El estudio del caso, disponible bajo el folio 5561/11, ofrece datos relevantes acerca del origen y los contratistas del programa.

Refiere, por ejemplo, que de acuerdo con la “Guía de referencia MEDEX”, el programa Medicamento Express surgió a iniciativa del director general del ISSSTE, cargo que entonces desempeñaba Yunes Linares, como respuesta al rezago que desde 2007 presentaba la estrategia de suministro de medicamentos recetados a los derechohabientes del Instituto.

Sin embargo, expone que ninguna de las áreas del ISSSTE consultadas sobre el Acuerdo de Creación del programa conocía de la existencia de ese documento.

Aun más, pues la Subdirección de Administración de SuperISSSTE respondió que “No existe ningún acuerdo de la H. Junta Directiva del ISSSTE para su operación, esta fue mediante decreto presidencial, pero no hay registro alguno publicado en el Diario Oficial de la Federación”.

En los comentarios finales del estudio, a cargo de la ponencia de la entonces comisionada Ingrid Artz, se señala que el programa fue una estrategia creada en las reuniones sobre abasto de medicamentos y que fue diseñado por el SuperISSSTE (la misma instancia que había respondido que no existía ningún acuerdo de la Junta Directiva del ISSSTE para su operación).

Los comentarios también apuntan que además de la Dirección General del ISSSTE, la Dirección Jurídica era el área competente para contar con el documento que dio origen al programa, si es que existiera, así como con el documento del convenio para incorporar a las farmacias privadas a la Red de Distribución de Medicinas para los derechohabientes del ISSSTE.

En su respuesta a la petición de información, la Subdirección de lo Consultivo, dependiente de la Dirección Jurídica del ISSSTE, contestó que no había localizado “ningún documento con denominación de decreto, oficio u otra por el que se haya dado origen a la existencia del Programa ‘Medicamento Express’ que se solicitó” (sic).

LOS MONTOS Y LOS BENEFICIARIOS

En la respuesta que el ISSSTE dio al ciudadano en octubre de 2011, refirió que entre junio y diciembre de 2009 se canjearon 301 mil 205 cupones de medicamentos al amparo del programa de Medicamento Express, durante 2010 se canjearon un millón 531 mil 58 cupones y de enero a septiembre de 2011 la cifra de cupones canjeados alcanzó el millón 919 mil 796.

Asimismo afirmó entonces que “al día de hoy el Programa de Medicamento Express se encuentra limitado al canje de cupones de medicamentos genéricos y exclusivamente en las Unidades de ventas de SuperISSSTE, toda vez que el abasto de medicamentos por parte del Instituto se ha regularizado hasta retomar sus niveles de surtimiento superiores al 97%”.

No obstante, los datos entregados por el propio ISSSTE a SinEmbargoplantean que, por el contrario, la institución gastó ese año casi el triple en farmacias privadas de lo que erogó en las farmacias de SuperISSSTE en cupones de medicina.

En total, entre junio de 2009 y 2014, gastó 1.7 veces más en cupones para surtir medicamentos en farmacias privadas que en abastecer su propia red de farmacias en los supermercados de SuperISSSTE.

En su respuesta de 2011, el ISSSTE también refirió que la red de farmacias que abastecerían de los medicamentos prescritos en caso de que éstos no estuvieran en las farmacias de las clínicas del ISSSTE, incluían a más de 600 farmacias privadas que a partir de 2009 se incorporaron a la Red de Distribución de Medicinas para los beneficiarios del ISSSTE, con base en la firma de un convenio entre el ISSSTE y dichas farmacias.

En su inicio, aseguró, se contó con 229 farmacias SuperISSSTE, 629 farmacias de Casa Saba y 65 farmacias de Fármacos Especializados.

Grupo Casa Saba, del fallecido empresario Isaac Saba Raffoul y una de las principales distribuidoras de productos farmacéuticos en el país, operaba las cadenas de Farmacias Benavides, Farmacias Ahumada y Farmacias ABC. En mayo de 2014, la empresa vendió las tres cadenas a la inglesa Alliance Boots por 8 mil 300 millones de pesos, de acuerdo con el portal CNN Expansión.

Grupo Fármacos Especializados maneja la cadena Farmacias Especializadas. Fue fundado por José Antonio Pérez y Pérez y es también una de las principales distribuidoras de fármacos en México; de acuerdo con el Portal de Obligaciones de Transparencia del gobierno federal, la compañía ha suscrito contratos con el ISSSTE, el IMSS, Petróleos Mexicanos y el Hospital General de México.

En su revisión a la Cuenta Pública de 2006, la Auditoría Superior de la Federación detectó que de 2004 a 2006, Fármacos Especializados y Selecciones Médicas, también propiedad de Pérez y Pérez, fueron beneficiadas con 11 mil 526 millones de pesos al fungir como intermediarias de insumos en el IMSS.

De acuerdo con una nota del diario Reforma del 20 de mayo de 2011, entre las farmacias contratadas por el ISSSTE para el canje de vales de medicinas del programa de Medicamento Express también se encontraban Farcias Vyr, Farmacia de Dios, Farmacia Nosarco y Farmacia Express.

LOS VALES Y LAS PROMESAS

Sumado al programa de medicamento Express, a través del cual el ISSSTE lleva ya seis años surtiendo a sus derechohabientes de cupones de medicamentos canjeables tanto en su red de farmacias en SuperISSSTE como en farmacias particulares, este domingo tanto el ISSSTE como el IMSS arrancaron otro programa de entrega de vales de medicina en el Distrito Federal.

Tal iniciativa generó polémica desde su anuncio, dada la inmediata atribución que el Partido Verde se concedió del programa y que sumó a su campaña de promesas cumplidas.

Sin embargo, no ha sido esta la primera ocasión en que el tema de los vales de medicinas se plantean como propuesta ante el desbasto de medicamentos en las instituciones públicas de salud, ni tampoco la primera ocasión en que el Partido Verde se ve involucrado en tales iniciativas.

Durante el periodo electoral de 2009, el PVEM propuso la emisión de vales de medicinas como solución al desbasto de medicamentos en las clínicas del IMSS, del ISSSTE y del Seguro Popular. A mediados de ese año, el entonces Presidente Calderón Hinojosa implementó el programa de Medicamento Express, pero sólo en las clínicas del ISSSTE.

Al año siguiente, Pablo Escudero Morales (entonces Diputado y hoy Senador por el Partido Verde) presentó en la Cámara de Diputados una iniciativa de reforma a la Ley del Seguro Social que permitiría un esquema similar en el IMSS. Su propuesta fue avalada por los Diputados, mas no prosperó en el Senado.

Uno de los argumentos de quienes se opusieron a la reforma fue que con ella se beneficiaría a las empresas farmacéuticas. La relación familiar entre Jorge González Torres, fundador del PVEM, y su hermano Víctor, propietario de la cadena de Farmacias Similares, fue señalada como evidencia de ello; incluso la propuesta de Escudero Morales fue conocida como “Ley Simi”.

El tema de los vales de medicina fue puesto nuevamente en la agenda pública en 2012, otra vez durante un proceso electoral. Esa vez quien lo abanderó como propuesta de campaña fue Enrique Peña Nieto, entonces candidato a la Presidencia por la coalición Compromiso por México (integrada por el Partido Revolucionario Institucional y el PVEM).

Pero no fue sólo una promesa hecha en el fragor de la contienda electoral: la propuesta de garantizar vales de medicina para derechohabientes del ISSSTE, IMSS y Seguro Popular incluso formó parte de los compromisos de campaña del actual Presidente.

Dos años más tarde, el 2 de septiembre de 2014, el el Diputado pevemista Enrique Aubry De Castro Palomino presentó un punto de acuerdo para exhortar al Presidente a realizar las acciones necesarias para instrumentar un programa de vales de medicina en el IMSS y el ISSSTE. El Punto de acuerdo fue considerado por los Diputados de urgente resolución y enviado ese mismo día al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

También durante septiembre del año pasado, en la otra cámara legislativa, la Senadora panista Mariana Gómez del Campo exhortó al Presidente Peña Nieto, mediante un punto de acuerdo, a cumplir con su compromiso de campaña sobre los vales de medicinas.

El tema no fue abordado de nueva cuenta sino hasta el pasado 9 de febrero.

Sin embargo, esta última vez quienes lo trajeron a colación no fueron ni legisladores ni el Presidente, sino el IMSS y el ISSSTE -las dos principales instituciones de seguridad social pública en el país- que en un comunicado conjunto informaron que a partir del 15 de marzo pondrían en marcha un programa de vales de medicamentos para sus derechohabientes en el Distrito Federal. Gradualmente, anunciaron, el programa se implementará en las principales ciudades del país durante este año.

Este programa de vales, que comenzó a operar antier, limita su canje a otras farmacias de la institución (sólo en el caso del IMSS) o a centros de canje de los propios institutos, es decir que no contempla a farmacias privadas.

No obstante, desde su anuncio generó polémica pues fue tomado por el Partido Verde como parte de sus campaña “El partido Verde sí cumple”, una acción que el Instituto Nacional Electoral consideró propaganda ilegal y el Tribunal Electoral sancionó con una multa de 6.2 millones de pesos.

VER ESTA INFORMACIÓN EN:

http://www.sinembargo.mx/17-03-2015/1282560