Por José Miguel Naranjo Ramírez
25 de marzo de 2015

¡Pelearan! Diez Rounds

El teatro documental de Vicente Leñero, entre las muchas virtudes que posee, se encuentra el valioso conocimiento que podemos obtener de hechos y personajes, que normalmente nos son familiares, pero que a través de estas obras conocemos detalles íntimos y singulares de sus vidas, sin perder de vista que el escritor le da un enfoque personal e incluso realiza una mezcla de realidad con ficción, es por ello que el resultado de este teatro es magistral, por histórico, real, dramático e irónico.

La columna que concluye el mes dedicado al teatro y a despedir a Vicente Leñero Otero (1933-2014), es sobre la obra titulada: ¡Pelearan! Diez Rounds, la cual está basada en la historia real del boxeador México-Norteamericano Bobby Chacón. Independientemente si le gusta o no el box, leer ¡Pelearan! Diez Rounds, será un verdadero disfrute, porque Leñero aprovecha el contexto de un deporte violento, para enseñarnos que todas las relaciones humanas y más las matrimoniales son conflictivas, y en ellas está el verdadero teatro dramático de la vida. 

La obra ¡Pelearan! Diez Rounds, fue estrenada en el mes de junio de 1985, sobre esta obra se realizó una abundante crítica y la interpretación del mensaje fue variado, para el gran periodista y dramaturgo, Juan Miguel de Mora:

“Vicente Leñero presenta en esta obra el boxeo tal cual es. No se ensaña, no exagera, no entra en la hipérbole. Se limita a mostrar que en el boxeo todo es sucio y lamentable, pero no lo dice, sino que lo muestra con un extraordinario apego a la realidad de ese espectáculo en México.

“La riqueza es para la televisión, para los promotores, para los manejadores, que a veces traicionan a sus pupilos, cuya salud poco o nada les importa fuera de lo necesario para ganar… o para perder, según sus intereses. Y a la transmisión televisiva del boxeo se debe, entre otros males, al recrudecimiento de la barbarie cotidiana, el hecho de que cuando dos niños se golpean en una escuela todos los demás se conviertan en el público salvaje del boxeo sin pensar para nada en separarlos.”

Interesante el análisis que realizó Manuel Capetillo en Uno Más Uno, donde señaló:

 “Vicente Leñero al llevar al ring la escena doméstica: revela que la vida conyugal es una pelea de box.”

Por supuesto que hay muchos más ejemplos de crítica literaria y análisis que se realizó sobre la obra de Leñero, pero ha llegado el momento de abrir el telón y de manera general hacer una breve presentación de la obra.

¡Pelearan! Diez Rounds, se desarrolla en dos actos, los personajes centrales son Bobby Terán, el Mánager Hernández, María, quien es esposa de Bobby, Joel Caballo Sánchez y el Cronista de box para la TV.  Bobby Terán quien había sido un campeón, tenía dos años de retiro del box, el motivo del retiro fue porque su esposa le exigió prometerle que ya no pelearía más y se dedicaría a ella y a sus hijos.

La pasión por el box, el deseo de grandeza, los sueños, hicieron regresar a Bobby Terán al ring. El Mánager Hernández le dijo a Bobby que todo estaba arreglado:

“MANAGER HERNANDEZ.- Joel Sánchez. Joel Caballo Sánchez le dicen.  BOBBY.- ¿Y qué tal? MANAGER HERNANDEZ.- Bien, de tu categoría. Es de los que vienen sonando fuerte. BOBBY.- ¿Qué tan fuerte? MANAGER HERNANDEZ.- Lleva ocho victorias al hilo. Siete por nocaut. BOBBY.- ¿De veras? No sabía eso. MANAGER HERNANDEZ.- Es de los que vienen sonando fuerte, te digo. BOBBY.- Y cómo un muchacho así puede aceptar una pelea como ésta. MANAGER HERNANDEZ.- Porque así es. Porque le conviene, porque después le ofrecen otras oportunidades, por la lana. BOBBY.- con ese récord le convendría más salir a ganar. MANAGER HERNANDEZ.- Quién sabe. Depende. Eso es cosa suya… y de su mánager. El caso es que aceptó. BOBBY.- ¿En qué round? MANAGER HERNANDEZ.- Ya te dije, en el quinto, cabeza de piedra. BOBBY.- ¿No hay cambios? MANAGER HERNANDEZ.- No, pero tiene que ser exactamente en el quinto. Si te adelantas o se te va la mano nos chingamos los dos, acuérdate… ¿Me oíste? BOBBY.- Claro.”

Cuando Bobby Terán estaba preparándose para la gran pelea del regreso triunfal que tendría contra Joel Caballo Sánchez, de pronto apareció en escena su esposa María, y llevaba de regalo un pequeño revolver:

“MARIA.- Es para ti, sólo si dejas el box, mi vida. En caso contrario me quedaré con él, para usarlo. Esta vez no habrá errores. Será directo y rápido. Al grano… Así. Tú eliges, Roberto, como en las películas de amor… O el box o yo. Escoge.”

Mi estimado lector, el final del primer y segundo acto, son verdaderamente espectaculares y dramáticos. Le anticipo que en el primero ¡puede ser! que la esposa se suicide y en el segundo, la esposa ¡posiblemente! asesina a Bobby. Lo que sí queda muy claro es que el pobre Bobby no llegó al quinto round, porque todo indica que su Mánager había arreglado que todo terminara en el cuarto.  

La historia completa la podrá leer usted, pero puedo concluir que la obra de teatro ¡Pelearan! Diez Rounds, nos confirma  que:

“El mundo es un escenario, y todos los hombres y mujeres son meros actores.”

Porque en la vida real Bobby Terán es Bobby Chacón, y María, su mujer, fue Valorie, quien dos días antes de que su esposo regresara al ring, se dio un balazo en la sien. Dos días después del trágico suicidio de su esposa, Bobby Chacón en el tercer round destrozó al joven boxeador Juan Salvador Ugalde.

Finalmente:

“Bobby cae en el centro de la lona, boca abajo. Se produce un oscuro durante el cual se escucha el conteo del réferi. REFERI.- Uno. Dos. Tres. Cuatro. Cinco. Seis. Siete. Ocho. Nueve…”

Estimado lector, se cierra el telón.

 

Contacto:

miguel_naranjo@nullhotmail.com