Tras varias semanas de esperar la maquinaria ofrecida para perforar pozos profundos en busca de agua para el abastecimiento a la población, vecinos de las comunidades de Barrancas y Buenos Aires acudieron al recurrente bloqueo de la carretera armando un verdadero caos vehicular afectando cientos de terceros. Todo porque el gobierno no cumple con lo ofrecido en minutas de acuerdos dando largas a asuntos prometidos. Esta vez la presión rindió frutos y la CAEV como pudo se vio obligada a enviar las perforadoras; así será, hasta el próximo bloqueo.