1 Nemi

En relación con la columna de la periodista Claudia Guerrero Martínez donde alude a su desempeño como secretario de Salud, y que se puede leer en el enlace:  

http://sociedadtrespuntocero.com/2015/03/habra-orden-de-aprehension-contra-nemi-adelanta-claudia-guerrero/

Juan Antonio Nemi Dib, actualmente Asistente de redacción en  de Xalapa, Veracruz, México, dirige la siguiente carta, cuyo contenido publicamos  íntegro: 

Mi respuesta a Claudia Guerrero Martínez @cguerreromtz


Periodista
Claudia GUERRERO MARTÍNEZ,
Columna “Entre Lo Utópico y lo Verdadero”,
Periódico Veraz.
Presente.

Respetada y Estimada Claudia:
Leí con mucho interés tu columna, “Salud: lo que se avecina”.
Celebro mucho que analices un tema de tal relevancia como la administración de los servicios destinados a proteger la salud de millones de veracruzanos. Es necesario que se dé seguimiento a todo lo que escribes sobre el tema.
Pienso que los distintos procesos puestos en marcha por la Auditoría Superior de la Federación son una oportunidad INVALUABLE para dejar absolutamente en claro y con plena transparencia el manejo de los dineros públicos que tuve a cargo, el estado puntual en que recibí SESVER y la SECRETARÍA DE SALUD y las condiciones en que los entregué, no sólo en lo administrativo y lo financiero, también en lo operativo, incluyendo lo que recibí en caja, lo que entregué, etc. Tiene que hacerse público todo, es un deber.
Sin embargo, estimada Claudia, me preocupa que, siendo tan profesional y comprometida con la verdad como eres, alguien haya querido confundirte con informaciones falsas y, a todas luces, dolosas. Son afirmaciones que es necesario precisar, no por mí, sino por el interés público de los veracruzanos. Prácticamente nada de lo que afirmas de mí se sustenta, mira:
1.- Las cifras que mencionas respecto de un quebranto patrimonial en 2012 y 2013 tendrían que ponerse en su justa dimensión: yo no fui Secretario de Salud ni Director de SESVER en 2012 y buena parte de 2013; los responsables administrativos del manejo de los recursos de ambas dependencias en esos periodos fueron Ricardo Sandoval Aguilar y Jesús Villegas Ríos, igual que lo fueron el último trimestre de 2014 y lo son ahora mismo.
Habría que empezar por delimitar los tiempos en que ellos ejercieron el gasto. Juntar dos ejercicios fiscales distintos, a cargo de funcionarios distintos, obliga a poner en duda la intencionalidad de quien o quienes te proporcionaron “la información” que hiciste pública.
2.- Las cifras que te dio tu “fuente” se acumulan de manera tramposa, pues no sólo engañan con los tiempos, además juntan gimnasia con magnesia (recursos no recibidos, recursos no ejercidos, y observaciones administrativas, por ejemplo; estos son conceptos que, de acuerdo con la ley NO NECESARIAMENTE se consideran daño patrimonial, en caso de que se demostrara que las observaciones fueran procedentes).
También, quien te dio los informes falseó los hechos al juntar los dineros de diferentes programas y fondos. Es sabido que el Seguro Popular (el Régimen Estatal de Protección Social en Salud) es una dependencia distinta, descentralizada, que tiene su propia contabilidad y tiene a su propio Director General. En todo caso, falta aún que la ASF notifique a detalle las observaciones, para conocer los conceptos y montos precisos que ameritan aclaración.
3.- Lo de que habrá órdenes de aprehensión sólo es un garlito: apenas se recibirán los pliegos de observaciones y se harán las aclaraciones pertinentes; insisto, ¿cómo pueden afirmar tales sandeces si ni siquiera se notifica todavía? Seguro sabes que las auditorías analizan información aleatoria y se basan en muestreos, no son acusaciones, muchos menos definitivas, tampoco significa que lo observado sean hechos punibles, sino temas que requieren precisiones.
Si hubiera responsabilidades de alguien, eso se sabrá cuando concluyan los procesos de la ASF y se analice la información comprobatoria que es la que ahora debe aportarse. Desde luego quien tenga responsabilidades deberá asumirlo y pagar las consecuencias, pero será hasta entonces. Por cierto, como dato cultural: la cuenta pública 2013 ya fue aprobada por el Congreso y muy auditada en el caso de SESVER, no se registró daño patrimonial alguno en lo que toca a mi gestión.
4.- Lo de los sobreprecios en compras de medicamento también huele a ganas de fregar. Las adquisiciones se hicieron por concurso y te recuerdo que fuimos el primer estado de la República en suscribir la compra consolidada de medicamentos a nivel nacional, procedimiento que ya está en su segundo año consecutivo.
Con estas observaciones de la ASF, venturosamente pronto llegará el momento de comparar los precios que pagamos nosotros por los medicamentos y los precios que se pagaron por los mismos medicamentos en los dos años previos, también deberá hacerse público lo que nosotros dejamos de pagar –ahorramos– por “honorarios” pagados a las empresas “logístisticas” en la distribución de los fármacos.
Es posible que se hicieran compras de emergencia –hablamos de medicamentos, de hospitales, de urgencias, de pacientes graves– para contingencias, pero se trataría de un porcentaje mínimo de adquisiciones hechas a precio de mercado (y no del famoso catálogo CAUCES) y que con toda certeza estarán plenamente justificadas. Habrá que documentarlo apenas sepamos a qué casos se refiere la ASF.
5.- Es evidente: alguien quiso manipularte y puso en tu pluma una infamia. No sólo no se compró ningún vehículo blindado: nunca compré ningún vehículo para mi uso. Vamos, llevé a la oficina hasta mi computadora de la casa. ¿Hay factura de la supuesta blindada?, ¿hay orden de compra?, ¿orden de pago?, ¿transferencia o cheque?, ¿hay algún proveedor que la haya surtido. esa camioneta nunca existió. No me explico con qué perversidad se atrevieron a afirmártelo. La camioneta que usé es la que tenía Pablo Anaya y la misma que le dejé a quien me sucedió, con todo y sus miles de kilómetros recorridos. Pero el que te lo hayan dicho demuestra el deseo de desacreditar y “patear el bote”, como dicen los ladronzuelos que buscan culpar al de enfrente. Yo puedo dar cuenta puntual de mi patrimonio de hoy y siempre. No hay un proveedor de la SS o de SESVER de quien haya recibido un centavo, no hay un bien público del que me hubiera apoderado.
6.- Se dieron un tiro en el pie. Nosotros licitamos en 18 meses más ambulancias equipadas que en los 3 años anteriores, para hospitales y ayuntamientos; casi al 50% de lo que pagaron por ellas antes que nosotros. Está probado. Nosotros no hicimos pagos en cuentas de particulares por este concepto. Basta comparar los precios.
7.- Algo cierto: perdieron la certificación del INEO, lo regresaron a CECAN y se les murieron por lo menos dos pacientes programados para procedimiento antes de que anunciaran la cancelación del programa porque se negaron a ejercer el presupuesto que dejé autorizado y disponible para ambos pacientes. Está documentado. También es cierto que invertimos más de 40 millones de pesos en el Instituto de Oncología, con la mejor y más moderna tecnología, que está disponible y funcionando. Un pequeño recorrido por el hospital lo prueba. ¿Hace falta detallar el equipamiento que se instaló en el INEO y permanece funcionando?, ¿los mantenimientos al acelerador lineal, al resonador, al tomógrafo; la compra de la gamma cámara?
8. Lo de los medicamentos caducos y los oncológicos falsos también es cierto. A tu fuente le faltó platicarte de las pruebas falsas para VIH-Sida. Otros tendrán que responder ante la ley por eso. Y está documentadísimo. Tampoco te dijo de los millones de pesos en facturas falsas cobradas en la jurisdicción de Xalapa, del fraude millonario con los programas de cómputo, etcétera.
9.- Lo de las empresas MAXBEC, LABSSA y HEBEREM: sus contratos estaban vigentes desde mucho antes –por lo menos cinco años– de que yo me hiciera cargo de ambas dependencias. Es fácil probar que bajamos sus precios un mínimo de 20 y a veces hasta 30% respecto de lo que cobraban antes de mi gestión y que con los mismos precios reducidos se incrementó la cobertura de sus servicios. Por cierto, no niego mi relación de afecto con los Beceiro pero preciso: yo no los contraté y, no me pesaría en absoluto, pero tampoco somos familiares ni lo son nuestros hijos.
Es el mismo caso de MIC, ICTZE y LHAG, empresas a las que mencionas, igual que a un señor Hendi. Yo no los contraté, Claudia. Yo no celebré los contratos que me encontré vigentes y lo que es un hecho es que no sólo a ellos, a todos los proveedores (incluyendo a los de alimentos, lavandería, mantenimiento, etc.) les redujimos dramáticamente el importe de su facturación. Están las pruebas.
10.- En lo de FINAMED aciertas. Me parece oprobioso que después de todas las irregularidades que denunciamos al respecto y de que defendimos airosamente y con éxito en los tribunales el patrimonio público de los veracruzanos que dicha empresa pretende arrebatar, algún funcionario público esté hablando de “un mal arreglo con Finamed porque más vale”.
11.- Ojalá que en tu próxima entrega te pudieras referir a los cientos de denuncias penales y administrativas que dejamos presentadas por actos de corrupción, que “no se han encontrado” y los desistimientos extraños que se han hecho de las mismas.
12.- Ojalá que hables del conflicto de intereses del señor Jesús Villegas Ríos quien lo mismo fungió como coordinador de asesores de Sandoval en su primera gestión que como salvaje –y fallido– auditor de nuestra gestión desde la Contraloría General del Estado y nuevamente como poderoso funcionario de SESVER, uno de cuyos subordinados es ahora contralor interno de la dependencia.
13.- Ojalá que hables del asunto de EULEN que por sí mismo explica el proceder de quienes nos antecedieron y sucedieron en la administración.

Querida Claudia:
Tocamos muchos intereses poderosos. Hicimos las cosas de frente y en el ánimo de servir. Probablemente cometimos errores pero no ilícitos. Y en todo caso, asumo plenamente la parte que me toca. Me esforcé en hacer lo mejor posible las cosas, cumplir con los veracruzanos y corresponder con la confianza generosa del Gobernador del Estado y eso tiene costos; tu columna es la mejor prueba.
Para nadie es un secreto el encono y el ánimo destructivo de quienes fueron afectados por nuestro proceder y que han llevado sus ánimos de venganza a la ruindad más extrema, desquitándose incluso con personas inocentes y ajenas, y hablo de negocios ilícitos frustrados, de falsos amigos a los que me negué a beneficiar, de liderazgos corruptos y nocivos, de malos proveedores obligados a cumplir, de empleados sujetados a las normas y forzados a trabajar y cumplir con sus deberes, de aviadores cesados, de intermediarios que dejaron de beneficiarse, de columnistas sin embute… Estas informaciones falsas que te dieron para reproducir son prueba de ello. Que usen hasta mi familia describe la calaña y el coraje de tu o tus “informantes”.
El Programa SALUD PARA TODOS LOS VERACRUZANOS obtuvo reconocimiento no sólo del Gobierno de la República sino incluso de organismos como la OMS-OPS; los logros epidemiológicos y los avances que se consiguieron en esos 18 meses están a la vista y no se podrán desvirtuar, a pesar de que se estén gastando miles en borrar los muros y repintar las ambulancias (a propósito de erogaciones inútiles), con todo y que destruyan cosas de tal envergadura como el Instituto de Formación e Investigación en Salud o fracasen en la certificación de los hospitales. No podrán borrar los logros en muerte materna, en el eficaz combate a endemias, en dengue, en formación de recursos humanos, en la reducción dramática en los costos de operación, en muchos indicadores más.
Aquí estoy. Vivo en Xalapa. Listo para responder a cualquier autoridad y dar cuenta puntual de lo que hice como Secretario de Salud y Director de SESVER. El lodo, las injurias y todas las infamias no serán suficientes para callarme. Nunca he tomado un peso que no me pertenezca y menos aún sería cómplice de raterías contra la vida y la salud de los veracruzanos. La documentación que prueba todo lo que digo está a la disposición.
Apelo a tu decencia. Te ruego que tengas la bondad de reproducir mi carta íntegra en tu columna.
Te mando un abrazo con mi respeto invariable y te deseo un maravilloso y feliz viaje.
Xalapa-Enríquez, Veracruz 22 de marzo de 2014

Juan Antonio Nemi Dib