“En El Universal, se lee en su Editorial: “el Congreso de la Unión podría funcionar sin problemas con la mitad de las comisiones ordinarias con las que hoy cuenta, señalan expertos consultados por EL UNIVERSAL. Esto repercutiría en un ahorro de gastos muy probablemente excesivos que poco reflejo tienen en el desempeño de las legislaturas…”. Ciertamente, un caso emblemático sería Veracruz, en donde hace 40 años el Congreso local se componía de sólo 16 diputados, contra los 50 de ahora; el Poder Legislativo cabía en Palacio de Gobierno, pues su nómina no rebasaba los 50 trabajadores; no usaban computadoras, las cuentas de los 203 municipios que había se glosaban con lápiz, papel y el ábaco. Los alcaldes, como sigue ocurriendo, “se iban al monte” enriqueciéndose con dinero público, pero tampoco existía el Orfis, la “única” diferencia entre antaño y hogaño radica en cientos de millones de pesos adicionales para hacer lo mismo, o menos.