A la vuelta de algunos meses aquel famoso blindaje del que se presumió que iba a detener la escalada de violencia y delitos de alto impacto en la zona sur de Veracruz resultó insuficiente. Ahora se busca una nueva estrategia, que es la de instalar la Unidad Especializada en Combate al Secuestro, tal cual hizo ayer el gobernador del estado: “el secuestro en Veracruz, lo vamos a detener y quienes lo cometan van a purgar su condena en la cárcel, sea lo que sea que hagan lo vamos a encontrar y lo vamos a detener”; ojala este nuevo intento de las autoridades alcance los resultados que se buscan porque la situación en el sur veracruzano ha llegado a niveles insostenibles.