70CB3E6E-F4EA-4BFB-AC4C-F91E2330B770_cx0_cy9_cw0_mw1024_s_n_r1-c-440x248

MÉXICO, D.F., (apro).- Incomunicación, lentitud en el proceso para acreditar su nacionalidad, agresiones, malos tratos, insuficiencia de alimentos y hasta de colchones, es lo que sufren día a día migrantes que se encuentran en la Estación Migratoria Siglo XXI, en Tapachula, Chiapas.

Así lo constató en un recorrido por las instalaciones de la estación migratoria el Quinto Visitador General de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Edgar Corzo Sosa, quien se reunió con dirigentes de organizaciones sociales y fijó estrategias con el personal de la Oficina Foránea del organismo nacional para la atención de las anomalías que podrían constituir violaciones a los derechos humanos de los migrantes.

Corzo Sosa escuchó las quejas de los migrantes, quienes le expresaron su inconformidad porque no se les permitió hacer alguna llamada telefónica a sus familiares, falta de colchonetas, insuficiente cantidad de alimentos y lentitud en el procedimiento para acreditar su nacionalidad, así como agresiones y malos tratos por agentes del Instituto Nacional de Migración (INM).

Según un comunicado de la CNDH, el visitador dio a conocer a los migrantes sus derechos y brindó orientación jurídica en los casos que lo ameritaran.

Destacó el caso de una mujer cubana quien, al día de la visita llevaba 38 días en la estación migratoria, a pesar de que su abogado presentó una demanda de amparo y obtuvo la suspensión.

Tras el recorrido, Corzo se reunió con representantes de organizaciones de la sociedad civil en la materia con quienes acordó un nuevo encuentro para ahondar sobre los problemas de los albergues de migrantes, reunirse en fecha próxima con los cónsules acreditados en la ciudad de Tapachula y lograr el establecimiento de protocolos para proporcionar atención a las víctimas de trata de personas.

También resolvió trabajar en los problemas inherentes a los menores que se refugian en iglesias; analizar el alto número de rechazos de refugio por parte de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), así como las consecuencias de la aplicación del Programa Frontera Sur.

En su turno, los dirigentes de las organizaciones expusieron la problemática sobre la nueva configuración de rutas del migrante y los peligros a los que se exponen.

Al respecto el Visitador General les propuso trabajar coordinadamente y apoyar su labor diaria de asistencia a las personas migrantes.

Más tarde, el Quinto Visitador General se reunió con el personal de la Oficina Foránea de la CNDH en Tapachula, con el que habló sobre la integración y resolución de expedientes de queja iniciados por probables violaciones a derechos humanos.

En el encuentro el visitador recibió información de la situación de los migrantes en la frontera sur, de la forma en que operan los albergues, de las necesidades de la Oficina Foránea en cuanto a espacio, capacitación de personal, parque vehicular y atención de quejas.

Por las organizaciones sociales participaron: Olga Sánchez Martínez, presidenta del Albergue Jesús el Buen Pastor del Pobre y el Migrante; el padre Florenzo Rigone, director del Albergue Belén; el padre Heyman Vázquez Medina, director de la Casa del Migrante en Huixtla.

También, Diego Lorente Pérez de Eulate, director del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova; Ramón Verdugo Sánchez, director del Albergue Todo por Ellos AC y Carlos Bartolo Solís, director del Albergue Hogar de la Misericordia.

VER EST AINFORMACIÓN EN:

http://www.proceso.com.mx/?p=399010