Por Armando Ortiz
11 de marzo de 2015

Primer acto: El gobernador Javier Duarte hace un pacto con el senador Pepe Yunes, candidato natural para la gubernatura en 2016; el pacto se rompe, no por las ansias de un gobernador que busca perpetuidad, sino por el temor de que al terminar su sexenio alguien le pise la cola.

Segundo acto: Los dos Yunes hacen un pacto para formar un frente común ante la avanzada duartista de una gubernatura de dos años. Se rompe el pacto yunista, se dice que fue por la vulnerabilidad negociadora de uno de ellos.

Tercer acto: Se reúnen los priistas para ungir al nuevo dirigente estatal de ese partido.

¿Cómo se llamó la obra?: La farsa de la unidad priista

Así es, como si de una tragedia de Shakespeare se tratara, el escenario político de Veracruz se sigue llenando de intrigas, de supuestos y de traiciones. Cada semana se presentan los actores para representar este drama que se compone de varios actos. En el último acto un político congruente y digno como José Francisco Yunes Zorrilla se alejó del lugar donde se escenificaba la farsa de la unidad priista, farsa a la que asistieron aquellos que le deben el puesto al gobernador en turno, muchos de los cuales le rinden pleitesía en público, pero en privado hacen escarnio del hecho de que en cinco años no pudo aprender a gobernar.

Resultó idóneo el Teatro del Estado para que una parte de la clase política de Veracruz montara la farsa de la unidad priista. Los priistas están fragmentados, las intrigas de los fidelistas ya hartaron a la clase política de alcurnia; los dislates del gobernador ya son cosa común; a eso hay que agregar que la palabra del gobernador no tiene ya ningún valor, porque en su bipolaridad política un día promete una cosa y otro día desconoce la promesa.

Pero en esa farsa de unidad faltaron muchas figuras emblemáticas del priismo Veracruzano. Por ejemplo, Felipe Amadeo Flores Espinoza se disculpó porque tenía un asunto importante que atender, pero a la hora en que se desarrollaba esa farsa, el señor estaba en COSTCO haciendo las compras de la semana.

Tal parece que pocos se dan cuenta de esa farsa, uno de ellos es el mismo Pepe Yunes quien declaró abiertamente: “Se percibe un afán sectario, de pequeñez, que permea en todos los ámbitos de la vida pública. Es indudable que hay inestabilidad, atraso social, recesión. La clase política está confrontada con el gobernador. El PRI, dividido por una injerencia anacrónica y lamentable”.

Ese domingo en que se escenificó la farsa de la unidad priista, Héctor Yunes, que presumía un pacto con Pepe, se quedó a ver la obra en el Teatro del Estado; después de todo ya le habían “pagado” el boleto y llevaba ganas de aplaudir.

Resultan ciertas entonces las palabras de Shakespeare en la obra Coriolano cuando éste general romano dijo: “Oh, mundo, cuán volubles son tus cambios. Los que juraron ser amigos y que aún juntos, al parecer, sólo alojan un corazón en el pecho, los que comparten el tiempo, la comida, el lecho y las fatigas, fundidos, por así decirlo, en un amor inseparable, en un momento y por cuestiones baladíes, pueden llegar a separarse y a convertirse en crueles enemigos”.

Sólo falta ver, en esta tragedia a la veracruzana quien termina siendo apuñalado por la espalda, si el traidor o el traicionado.

 

Postdata 1: Pavón el damnificado…

Algunos dicen que Emilio Cárdenas resultó ser el primer damnificado por la llegada de Juan Octavio Pavón a la coordinación de Comunicación Social. Emilio Cárdenas dejó la jefatura de Prensa. Vaya estupidez, aquí los damnificados son los de Comunicación Social. ¡Va bien la reingeniería de Pavón! Va a dejar esa coordinación como dejó RTV, con mucha tecnología y poco contenido.

 

Postdata 2: Se presenta De andurriales de Héctor Campos

Este viernes 13 marzo a las 18:00 horas en el Auditorio de Radio Universidad Veracruzana será la presentación del libro de cuentos De andurriales del escritor y articulista Héctor Campos. En la presentación participarán Magno Garcimarrero, Carlos Romano conductor del programa “La Revista” y Armando Ortiz. De andurriales fue la obra seleccionada del programa editorial 2012 del Instituto Veracruzano de la Cultura y editada en la colección Voladores con el apoyo de CONACULTA.

 

Contacto:

aortiz52@nullhotmail.com