El Barrio de la Huaca guarda en sus entrañas buena parte de la historia de la ciudad de Veracruz, con el transcurrir del tiempo quedó encapsulado como un islote abandonado por las autoridades, casas de madera desvencijadas y expuestas a la corrosión del tiempo y del salitre forman lo medular de su añosa arquitectura. Recientemente se les ofreció la regularización de la propiedad y certeza jurídica y restaurar el Barrio. Nada de eso ha ocurrido por lo que la activista Noemí Palomino Galván se muestra inconforme con la suspensión del programa, por lo que advierte de una cálida bienvenida a los candidatos que vayan en busca del voto: “Ya estamos cansado de que en la Huaca nos miren sólo cuando alguien se muere o cuando vienen elecciones, nos han agarrado mucho de pendejo los políticos de todos los partidos políticos y en esas campañas cuando vayan les vamos a dar una cálida bienvenida y nos escucharán”, a ver quién se anima.