Según el Ombusdman, Gabriel Sosa Plata, la empresa MVS estaba modificando “unilateralmente las condiciones del contrato firmado el 1 de enero de 2009 con la periodista Carmen Aristegui” y de esa manera “le imponen ciertas condiciones” que no estaban consideradas en el contrato original… “En cuanto a la libertad editorial de la conductora en su noticiario, los lineamientos le imponen ciertas condiciones que no estaban consideradas en el Acuerdo mencionado, como el ‘derecho’ de la empresa de ‘insertar secciones y cápsulas en las distintas emisiones, ya sean estas de contenido cultural, político, social, etcétera, las cuales estarán a cargo de especialistas en la materia…”. Ya todo esto está por demás porque con el despido de la periodista el pleito se irá a tribunales, como lo asegura Carmen Aristegui al reconocer que “Los eventos de las últimas horas tuvieron todos los vicios, fueron planeados con mucha anticipación, muchos recursos y mucho poder”. El movimiento de solidaridad en protesta por el proceder de MVS contra la periodista constituye un invaluable respaldo para quien sin duda es voz en un desierto que se está poblando.