Para los empresarios de la entidad la Secretaría de Finanzas se ha convertido en moderna Meca del dinero adonde día tras día se trasladan para conocer sobre sus pagos que, a pesar de estar calendarizados según acuerdo a que llegaron deudores y acreedores, aún no se regularizan. Pero como la esperanza muere al último los hombres de empresa confían en que a partir del mes que inicia empiecen a regularizarse los pagos y en mayor cantidad porque al ritmo actual, con paguitos, va a  terminar el periodo de gobierno y la deuda con los proveedores continuará sin solventarse.