ECONOMÍA Y SOCIEDAD

Hilario Barcelata Chávez

La pobreza crece en Veracruz como consecuencia lógica del derrumbe económico y de la quiebra técnica de las finanzas públicas del gobierno estatal. En los últimos dos años, el número de personas en pobreza aumentó en 466,946, es decir, un 6% de la población total del estado se convirtió en pobre. Esto es resultado de una peligrosa tendencia al alza que indica incrementos cada vez mayores año con año, pues mientras que en 2013 el aumento fue de 158,080 pobres, en 2014 fue de 308,876, lo que sumado da el saldo bianual antes mencionado.

 Hilario 1

Este resultado ubica a Veracruz en el 2º lugar entre los estados que más pobreza han generado en el período de análisis mencionado, muy lejos de los buenos resultados de Chihuahua que redujo la pobreza en 144,120 personas, Guerrero que logró hacerla descender en 82,455 y Guanajuato en 75,018 personas.

 Hilario 2

Como resultado de este brutal incremento del número de pobres, Veracruz ocupa en 2015 el primer lugar entre los estados que tiene el mayor número de familias pobres atendidas con el programa Prospera, más de 700 mil familias según lo informó ufano y orgulloso el gobernador de Veracruz Javier Duarte (http://www.alcalorpolitico.com/informacion/veracruz-primer-lugar-nacional-de-beneficiarios-de-prospera-registra-mas-de-700-mil-duarte-160894.html#.VQNJ3I6G82I). Aunque la cifra es más bien para provocar mucha vergüenza y preocupación porque corrobora que efectivamente la pobreza está incrementándose en el estado de Veracruz.

 Hilario 3

Esta dramática situación es resultado del colapso de la economía veracruzana donde el Sector industrial decreció -1.6% en 2013 y -3.9% en 2014, destacándose el desastre de la Industria de la Construcción que es una de las actividades de mayor importancia para la economía estatal la cual descendió-3.9 y -15.4% en los mismos años. Por esta razón el empleo estatal ha registrado una caída consecutiva de -0.9% en 2013 y de -1.7 en 2014.

Queda muy claro que la crisis económica genera pobreza y que esa crisis es resultado de la incapacidad del gobierno estatal para utilizar el gasto público como impulsor del desarrollo económico, por los malos manejos financieros, por la ineficiencia, la corrupción y por una deuda pública que en el periodo 2010-2015 ha obligado a pagar intereses por un monto de 16,136.2 mdp, recursos que hubieran podido servir para promover el crecimiento económico y el mejoramiento del bienestar social de los veracruzanos y que, en cambio, se han ido prácticamente a la basura, es el costo de una deuda que no ha servido para sacar al estado del profundo abismo en el que lo tienen sus gobernantes. hbarcel@nullhotmail.com