Saul Lopez

Ciudad de México, 10 de marzo (SinEmbargo).- Compañías de Reino Unido, Estados Unidos, Suiza, Egipto e incluso una paraestatal China se encuentran entre las entidades extranjeras que han solicitado al Gobierno mexicano contratos para las actividades de exploración y extracción de hidrocarburos previstos por la Reforma Energética.

Se trata de trasnacionales como Cheiron Holdings Limited, filial de PICO International Petróleum, con sede en Egipto; Petrofac, con sede en Londres; DS Servicios petroleros, formada por la mexicana Diavas y Sinopec (China Petroquimical Corporation), propiedad del gobierno de aquella nación; o Lewis Energy, empresa norteamericana líder en la práctica de fractura hidráulica, o “fracking”, en la zona de explotación de Eagle Ford, Texas.

La lista de empresas que han ingresado solicitudes para “migrar asignaciones a contratos para la exploración y extracción de hidrocarburos” fue proporcionada este lunes a SinEmbargo por la Secretaría de Energía (Sener).

La información fue enviada en respuesta a un recurso de revisión que este medio interpuso luego de que, en febrero pasado, la Sener negara dicha información e incluso la clasificara como “reservada” por cinco años con el argumento de que revelar los nombres de las empresas que buscan convertirse en contratistas bajo la nueva Ley de Hidrocarburos podría afectar sus proyectos.

Ayer, sin embargo, la unidad de enlace de la Sener envió un documento con 31 nombres de personas morales que han solicitado contratos y un párrafo explicando que la Dirección de Contratos Petroleros, que originalmente negó la información, daba los nombres “atendiendo al principio de máxima publicidad”.

Además de las trasnacionales citadas que buscan extraer petróleo, en la lista destacan una veintena de empresas mineras ya concesionarias y que ahora, explica Sener, están solicitando “la adjudicación directa de contratos para la exploración y extracción del gas natural asociado al carbón mineral”; entre ellas Minera del Norte, filial de Altos Hornos de México, y Minera Saucito, subsidiaria de Peñoles, propiedad del empresario mexicano Alberto Bailleres, que aparece con dos peticiones.

Alberto Bailleres es dueño de Industrias Peñoles y quien posee la concesión de la mina de plata más grande del mundo. Foto: Cuartoscuro
Alberto Bailleres es dueño de Industrias Peñoles y quien posee la concesión de la mina de plata más grande del mundo. Foto: Cuartoscuro

Otra minera que ha solicitado una adjudicación directa para extracción de gas natural es la denominada “Luis González Garza S.A. de C.V.”, vinculada con la familia del ex Gobernador coahuilense Rogelio Montemayor y concesionaria del pozo de carbón que explotó en Sabinas en 2011, matando a 14 personas.

El resto de las mineras son, en su mayoría, actuales concesionarias de zonas de extracción de la región carbonífera de aquel estado del norte de México -uno de los más ricos en gas de todo el país- como Minera y Energía del Noroeste, Grupo Minsa (o Compañía minera Ameca), Minera Huajicari, Minera Zapaliname, Los Lirios, entre otras.

SE POSICIONAN LAS YA CONTRATISTAS

Entre las trasnacionales que buscan contratos se encuentran varias que ya han sido contratistas de Petróleos Mexicanos en diversas modalidades, como la mexicana D&S Petroleum, subsidiaria de Grupo Diavas y que desde 2003 recibió un “contrato de servicios múltiples”, por 260 millones de dólares, para mantenimiento de campos de gas en la Cuenca de Burgos. En 2007, la misma ganó una licitación pública internacional para “servicios integrales” de optimización en los campos petroleros de Ebano-Pánuco -entre Tamaulipas, San Luis Potosí y Veracruz- por mil 543 millones de pesos.

Petrofac, por su parte, se ostenta en su sitio electrónico como la primera empresa extranjera que empezó a operar campos petroleros en México, en 2011, gracias también a un contrato de “servicios integrales”.

Estas modalidades de asignaciones de trabajos a entidades privadas que Petróleos Mexicanos (Pemex) empezó a realizar hace al menos una década, de acuerdo con análisis reportados en los medios, fue una manera en la que las empresas empezaron a relacionarse con el Gobierno mexicano con el fin de posicionarse en la competencia una vez que se diera la total apertura del sector energético.

“Grupo Diavaz es una empresa que trabaja campos maduros de Pemex y es una de las mexicanas mejor situadas para convertirse en una petrolera independiente (…) Hoy brinda muchos servicios más y es una de las mexicanas mejor situadas para aprovechar la apertura del sector energético”, reportó CNN en febrero de 2014, en el artículo “Grupo Diavaz se pone buzo”.

La Ley de Hidrocarburos establece que las empresas que ya tengan contratos con el Gobierno mexicano no sufrirán cambios. La información de la Sener, sin embargo, no detalla si las empresas enlistadas buscan contratos adicionales a los que ya tienen o ampliar o modificar las condiciones de éstos.

RECULA SENER

400_UE_2_1_030_2015

La información enviada a SinEmbargo, y que establece es respuesta al recurso de revisión interpuesto por este medio, contrasta con la negativa inicial con la que la Sener reservó los nombres de las empresas que buscaban convertirse en contratistas bajo los nuevos términos de la Ley de Hidrocarburos.

“Toda vez que las solicitudes referidas son parte de un procedimiento deliberativo (…) la difusión de datos específicos, como el nombre de la empresa solicitante o de su representante legal, la descripción, características y lugar preciso del proyecto puede menoscabar o inhibir el diseño, la implementación y la ejecución del proyecto del solicitante previo a que se concluya el procedimiento aquí referido”, dijo Sener en su respuesta entregada en febrero.

“Consecuencia de lo anterior, esta Secretaría ha reservado por un periodo de cinco años los datos específicos descritos en el párrafo que antecede, así como la documentación entregada con cada solicitud”, agregó entonces.

VER ESTA INFORMACIÓN EN:

http://www.sinembargo.mx/10-03-2015/1276248