Todo empezó porque Carmen Aristegui anunció la incorporación de su programa al proyecto Méxicoleaks junto a otros portales de noticias, como animalpolitico.com. De inmediato, la empresa Multivisión rechazó que estuviera involucrada en ese proyecto y reclamó públicamente a Aristegui acusándola de abuso de confianza; a continuación despidió a dos de los colaboradores de la periodista, quien obviamente se solidarizó con ellos planteando su reincorporación al programa. Esto último la empresa lo toma como un “ultimátum” inaceptable: “Lamentamos la posición de la conductora, pero como empresa no podemos aceptar condicionamientos y ultimatos de nuestros colaboradores. El diálogo, no se atiende imponiendo condiciones, sino escuchando a las partes y tratando de alcanzar acuerdos”, “En MVS Radio, trabajamos en equipo. La cultura de nuestra organización gira en torno a ese concepto, por lo que las actitudes individualistas no tienen cabida en nuestro proyecto. No podemos permitir que alguno de nuestros colaboradores pretenda privilegios en menoscabo de sus compañeros y mucho menos que pretenda imponer a la administración condiciones y ultimatos. “Por las anteriores razones, la administración de MVS Radio decidió dar por terminada la relación con la señora Carmen Aristegui…”  Una auténtica marejada.