RTV

También los empleados del DIF, IVEC, Servicios de Salud, Policía Auxiliar e  Icatver

Sociedad 3.0

Miles de trabajadores de organismos descentralizados del Estado de Veracruz perderán sus derechos cuando las instituciones en las que laboran sean convertidas en órganos desconcentrados, como producto de la reingeniería anunciada este martes por el gobernador Javier Duarte de Ochoa.

La conversión duartista implica que los trabajadores de los descentralizados dejarán de regirse por la Ley Federal del Trabajo, que es más benéfica, y pasarán a ser sujetos de la Ley Estatal del Servicio Civil, que acaba de ser reformada hace unas pocas semanas, y con ello perderán sus derechos a tener una indemnización digna, en caso de que los despidan, y en el caso extremo de los empleados de confianza (como los jefes de departamento), sencillamente no tendrá derecho a demandar por despido injustificado y mucho menos a que los indemnicen.

 Los empleados gubernamentales que resultarán afectados llegan a los miles, si se considera que los organismos descentralizados que van a ser afectados son importantes entidades públicas con gran número de personal. Entre ellos se cuentan todos los Tecnológicos (más de 20), Radiotelevisión de Veracruz (RTV), el Instituto de Pensiones del Estado (IPE); la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV); el Colegio de Bachilleres (Cobaev); el Colegio de Educación Profesional Técnica; la Procuraduría de Protección al Ambiente y numerosos más.

Actualmente, como producto de la denuncia de contradicción de tesis presentada ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación por el Despacho Jurídico Viades, Llanes y Asociados, en 2002, el máximo tribunal determinó que los trabajadores de organismos descentralizados sean regidos por la Ley Federal del Trabajo, conquista que está a días de perderse.

Precisamente, uno de los integrantes del Despacho, el abogado Juan José LLanes Gil del Ángel explica en un texto cuáles son las repercusiones de la medida anunciada por el gobernador este martes. Dice Llanes:

 OTRO ATENTADO A LA CLASE TRABAJADORA

El llamado “Plan de Ajuste” que dio a conocer en las últimas horas el gobernador Javier Duarte de Ochoa, implica un nuevo atentado a los derechos de trabajadores al pretender la “transformación” de “algunos organismos públicos descentralizados a desconcentrados a fin de reducir estructuras y costos”.

Puede afirmarse tajantemente lo anterior, por esto:

En el año 2002, “Viades, Llanes y Asociados” presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación una denuncia de contradicción de tesis entre las sustentadas por los, entonces, Tribunales Colegiados Primero y Segundo en Materias Administrativa y de Trabajo del Séptimo Circuito, que dio origen a la Jurisprudencia 137/2002 de la Segunda Sala. La jurisprudencia emanó de dos asuntos que nuestro despacho patrocinó: el registro del Sindicato de Trabajadores al Servicio de Radiotelevisión de Veracruz y el juicio laboral del trabajador Juan Blanco Jiménez contra la Comisión del Agua del Estado de Veracruz.

La Suprema Corte de Justicia, determinó que corresponde a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje conocer de los conflictos laborales que surjan entre los organismos descentralizados del Estado de Veracruz y sus trabajadores; por ende, resulta aplicable la Ley Federal del Trabajo.

En palabras sencillas, a partir de ese momento, los empleados de los Organismos Descentralizados de Veracruz dejaron de ser burócratas y pasaron al régimen general (el de la Ley Federal del Trabajo), mucho más benigno para la clase trabajadora.

El anuncio del gobernador Duarte de “transformar” “algunos” organismos descentralizados en desconcentrados implica, en primer lugar, la extinción legal de tales organismos, y que su infraestructura, funciones y personal, se transfieran a otro, de carácter desconcentrado, que formará parte de la estructura centralizada de la administración pública, esto es, del Poder Ejecutivo. En concreto, el “plan de ajuste” pretende RE-CENTRALIZAR parte de la administración descentralizada.

Ello implica, en sí mismo, un golpe a la clase trabajadora de tales organismos. Y es así, porque se pretende que los empleados de los organismos que se vuelvan “desconcentrados” dejen de ser sujetos de la Ley Federal del Trabajo y se normen por la Ley Estatal del Servicio Civil (que se acaba de reformar para “abaratar” el costo de los despidos).

Aunado a ello, el espectro de los trabajadores “de confianza” en la Ley Estatal del Servicio Civil es más amplio y carecen de estabilidad en el empleo. Esto es: en este momento, un jefe de departamento en un organismo descentralizado, puede demandar que lo indemnicen o reinstalen si lo despiden. Cuando transformen ese organismo en desconcentrado, no tendrá derecho a ello.

De acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, los organismos descentralizados pueden ser embargados por deudas laborables; en la Ley Estatal del Servicio Civil, no. Todo ello, con la intención de dejar insolutas las deudas de tales organismos para con los trabajadores.

Desde el comienzo de esta administración, los organismos descentralizados fueron vistos como “problemáticos” por el gobierno; en julio de 2011 desaparecieron 16 de éstos. Aquí está la notahttp://www.jornada.unam.mx/2011/07/05/estados/031n2est

El “plan de ajuste” anunciado por el gobernador no precisa cuáles organismos serán “transformados”. Tampoco explica por qué razón se reducirían “estructuras y costos”, o qué significa exactamente eso.

Todo lo antes descrito conduce a suponer que tal “reducción” de “estructuras y costos”, se traducirá en un “adelgazamiento” de la plantilla burocrática, estrategia que comenzó con la modificación a la Ley Estatal del Servicio Civil y continúa con el anuncio de la re-centralización de los entes descentralizados.

Y es que entre más dice e insiste Javier Duarte en que no habrá despidos, yo, menos le creo.

ORGANISMOS DESCENTRALIZADOS DEL ESTADO QUE PODRÍAN DESAPARECER:

Opd Sectorizado