En El Universal, la periodista, Denise Maerker, escribe que: “después de los excesos y el mal gusto que desplegó el alcalde de San Blas [Hilario Ramírez Villanueva] este fin de semana durante los festejos de su cumpleaños, más que preguntarle a él por el origen de los recursos con los que pagó su fastuosa fiesta o de cuestionarlo por la forma tan grosera en que humilló a una joven, dan ganas de entrevistar a los 7 mil 500 ciudadanos de San Blas que le dieron el triunfo en las últimas elecciones. Lo preocupante no es Hilario Ramírez, son los miles que por unas u otras razones, están dispuestos a votar por él”. (Sin embargo.com)