No la tiene nada fácil el gobernador interino del estado de Guerrero, Alejandro Ortega Martínez, quien se sacó la rifa del tigre en uno de los momentos más álgidos que vive ese estado en donde la protesta pública es permanente y las provocaciones para encender la violencia están a la orden del día. Bien los explica el gobernador en entrevista a La Crónica de Hoy: “Una chispa puede incendiar la pradera si el paso está seco y toda esta desigualdad en Guerreo, todos estos agravios e injusticia social, claro que el pueblo de Guerrero se siente agraviado cuando se exponen los escándalos de políticos corruptos, que se llenan los bolsillos con una gran cantidad de millones de pesos, que bien pudieron haberse invertido en educación, salud, empleo, seguridad, ahí están los problemas, sin embargo a pesar de ello la cotidianeidad funciona, no son todos los maestros de Guerrero los que están en paro, la mayoría cumple con su labor de educar”, pero entonces ¿Quiénes son los que protestan?