El gobernador Duarte de Ochoa ya aclaró que el gobierno no está quebrado, que el atraso en los pagos a proveedores se debe a los “ajustes” que se están llevando a cabo. Parece que la explicación fue poco convincente para los empresarios como Rafael Fentanes de la CMIC zona centro, quien señala que los pasivos del gobierno tienen en jaque a muchas empresas de la construcción: “En el padrón de afiliados a la delegación Veracruz-centro, aproximadamente el 5 por ciento de las 100 empresas está en riesgo de cerrar… Estamos esperando que hagan una oferta de pagos parciales, el compromiso del gobernador Javier Duarte de Ochoa, y en el que creemos,  es que este año nos terminen de pagar el pasivo que tienen con las empresas de esta cámara”. Dentro de la gravedad, lo peor es que a tres meses de iniciado 2015 no se hayan lanzado licitaciones de obra o peor aún que los “ajustes” lleven cuatro años sin resolverse.